Vamos a mejor Destiny 2: Los Renegados

Destiny 2Cuánto más avanza el desarrollo de Destiny 2 como “juego como servicio” más se parece al Destiny original. Tal vez por eso sea mejor ahora que hace un año.

Es indudable que la expansión Los Renegados para Destiny 2 y todos los cambios que se han ido produciendo a lo largo del primer año han abierto un camino que se intuye, ya por fin, como el adecuado. Sin embargo, poco cambios han sido estrictamente nuevos ya que, de un modo u otro, se están retomando las maneras de hacer del último año de Destiny, es decir, cuando el juego de Bungie había alcanzado su mejor momento. A día de hoy y si lo comparamos con el Destiny 2 de hace un año casi podemos decir que estamos ante un juego (casi) nuevo.

De hecho es un juego nuevo. Si alguien paga entre 40 y 60 euros por la expansión (o el “pase de temporada + juego”) en realidad es como si hubiese adquirido un nuevo juego que se llama Destiny 2: los renegados. Como suele ocurrir con este tipo de cosas el que hace mejor negocio es el que compra ahora un bundle con el original (o se lo regalaron con el Plus) y compra la expansión. En fin, cosas del marketing que no debería nombrarse en una reseña porque, en realidad, se supone que lo relevante es el juego. Aun con estas, me da la sensación de que desde que uno debe acostumbrarse a que los juegos triple A pensados para que duren  están siempre como “medio hacer” (el magnífico Dead by Daylight despegó casi a los seis meses de su estreno pero si uno mira Metacritic su nota sigue siendo mediocre… pero esto es otro tema).

Además de añadir dos zonas de juego bastante amplias Los Renegados es la primera expansión que tiene una historia coherente y medianamente satisfactoria. Busca su inspiración, sin ningún disimulo, en los western de venganza. De la Prisión de los ancianos escapan un grupo de caídos mutados (los scorn) a los que dirige el hermano de la Reina de los Awoken. Uldren sov es un tipo simplón, carente de carisma y con cara de tragedia griega, de estos que siempre se empeñan en decirle al espectador que él “merece más de lo que la vida le ha dado”. En fin, este es el señor tras la huida de los renegados y, entre medias, mata a Cayde-6, el personaje al que doblaba Nathan Fillon que siempre levantó cierto amor odio por su carácter de alivio cómico. Los guardianes consideran que ir tras Uldren para vengarse está feo. No está muy claro por qué ellos no actúan como vengadores cuando es evidente que Uldren está urdiendo algo que sí concierne a los guardianes. Sea como fuere es el personaje jugador (¡que por primera vez habla en un par de cinematicas!) el que decide tomarse la justicia por su mano como Charles Bronson.Destiny 2 los renegados

El resto del juego es una kill list de los renegados que debemos ir solventando para cumplir con nuestra venganza. Entre medias hay alguna reflexión de primero de la ESO sobre los espacios grises de la moral. Os aseguro que ninguno se va a ir a la cama pensando cosas como que si lo que hace el personaje que manejas está bien o mal; o que la vida es un lugar complicado donde es imposible prescribir qué se debe hacer. Ni de coña. Vamos, ni de coña.

Como debes juntarte con cierta calaña de vividores y traficantes algún que otro personaje te deja caer eso tan manido de “en realidad somos el lado bueno de lo malo”. Sin embargo, una vez cumplida la venganza el enfrentamiento con Uldren levanta alguna que otra ceja: Lo que era una historia lineal y directa (lo cual está muy bien) se convierte al final en un “espera que detrás de esto había algo mucho más gordo” y eso, “más gordo” se lo va a encontrar uno en la raid. Hasta ahí puedo decir. En fin, que Destiny 2 se endiosa en el último momento porque no se atreven a dejarnos una historia que no sea “más grande que la vida”.

Todas las novedades son para bien, o, al menos, están destinadas para que el endgame se estire todo lo posible. Por ejemplo, si ahora quieres imbuir un arma o una armadura, algo fundamental para ir trepando en la escalera de luz, debes usar más materiales y para conseguirlos tendrás que hacer más actividades para ir llenando el granero. Sea como fuere cuando uno entra sí que tiene la sensación de que puede hacer más cosas aunque solo sea porque las han cambiado de sitio, las han troceado y han rehecho los caminos que te van a permitir alcanzar mejor equipo. También tiene uno la sensación de que hay bastante por descubrir y para un juego que planea aguantar un año más con una base sólida de jugadores, esto es fundamental.

Creo que los cambios han traído de vuelta ciertos problemas de la primera parte de Destiny. Ahrora uno tiene que volver a preocuparse por un montón de materiales que antes no servían para nada. Es cierto que lo han oscurecido lo justo y el acceso sigue siendo asequible para cualquiera pero, aún así, se retoman ciertas cosas que creo que satisfacen más a los fans que los nuevos jugadores.

De entre todas las propuestas que han llegado para quedarse la que destaca por sí sola es el modo Gambito. Desde mi punto de vista es el mejor modo de juego no solo de Destiny 2 sino de casi cualquier otro juego multijugador que hay en el mercado (de entre lo mainstream, claro). Gambito ha hibridado de manera muy interesante el pve y el pvp en un modo de juego competitivo que es vibrante (pese a que en realidad es bastante repetitivo) y que se sostiene bajo la supuesta promesa de que existen posibilidades estratégicas para los equipos que quieran especializarse en este modo de juego.los renegados

Hay muchas más novedades. De hecho, enumerarlas convertiría esto en el artículo más tedioso sobre qué tal esto de Los Renegados, si es que no lo es ya. Supongo que recomendar el juego carece de sentido: el que juegue a Destiny 2 DEBE comprarlo si quiere seguir jugando, así como el jugador de WoW debe comprar lo que salga si quiere seguir ahí. Es lo que toca. En este caso, al menos, la expansión merece mucho la pena (y los arcos, el tipo de arma nueva, son fantabulosos).

Al que no le guste Destiny pues que se dedique su tiempo a otra cosa, existen suficientes alternativas. También puede apagar la consola y coger un libro, salir a dar un paseo o escribir la novela en español definitiva; incluso puede decirle a otra persona cercana lo mucho que la quiere o, en caso de que el amor esté desbordado, podría llegar a aventurarse en el vértigo del matrimonio. Es cierto que la mayor parte de los matrimonios acaban en divorcio pero a lo mejor no es tú caso. Fíjate en Destiny: se supone que va para diez años pero nadie sabe si llegará. Sea como sea, queda en tus manos.

Acerca de Alberto Murcia

Doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III y tecnófilo. Dedico parte de mi tiempo a escribir sobre videojuegos en esta casa tan acogedora. También colaboro en El Estado Mental, Irispress, Zehngames, Deus Ex Machina y Anaitgames

Check Also

Llamada perdida Call of Cthulhu – Análisis

Uno de los puntos fuertes de Lovecraft es su forma de abordar lo desconocido. Casi ...

Deja un comentario