Where’s my mind? Los delirios de Von Sottendorff y su mente cuadriculada – Análisis

El texto que aparece a continuación ha sido escrito  “al alimón” por dos redactores de Antihype: Diego Rivera y Alberto Murcia.

los-delirios-de-von-sottendorff-y-su-mente-cuadriculada antihype

Una frase del escritor Philp K. Dick (El hombre en el castillo) que se suele citar dice que “la respuesta apropiada a la realidad es volverse loco”. Los delirios de Von Sottendorff y su mente cuadriculada es la prueba de que mejor loco y feliz que cuerdo y amargado.

Dos años después de que Delirium Studios publicase Los ríos de Alice, una aventura gráfica muy personal y que contó con la colaboración del grupo Vetusta Morla en la creación de la banda sonora, nos traen Los delirios de Von Sotthendorff y su mente cuadriculada con la intención de proponer una experiencia diferente a Los ríos de Alice pero igualmente sorprendente.

los-delirios-de-von-sottendorff-y-su-mente-cuadriculada-5 antihypeLos delirios de Von Sottendorff y su mente cuadriculada, diseñado por Arturo Monedero, es un juego de puzles y plataformas en 3D que se desarrolla en la mansión del barón Von Sottendorff. “Es la representación de la mente del barón –nos dice Monedero –en forma de mansión. Cada una de las habitaciones nos muestra un poquito de su locura”.

El Barón Von Sottendorff, que da nombre al juego, es el personaje que controlamos durante la aventura. Al primer vistazo el jugador comprende que Von Sottendorff no está bien de la cabeza. Es un hombre pasada la mediana edad, de aspecto descuidado y que parece que se vistió a oscuras; lleva un sombrero de papel en la cabeza y esconde una trompeta dorada bajo su su frac. La yuxtaposición de gorrito, trompeta y frac sumado al mostacho rojizo y el monóculo aristocrático nos ofrecen la viva imagen del típico chiflado que tantas veces hemos visto representado en el cine. Tiene un punto de entrañable: sus “no waaay” que suelta cada vez que no puede hacer algo suena como un Mr. Bean pero del siglo XIX.

Uno de los ganchos de Los delirios de Von Sottendorff, al margen de los puzles y las plataformas, es su historia. Lo que vamos averiguando es el motivo del descenso a la locura del heredero del imperio juguetero Sottendorff tras unos sucesos muy dramáticos. Pese al trasfondo siniestro Los delirios el juego respira un tono alegre y jovial, que se va tornando en nostalgia mientras nos acercamos a los catárticos descubrimientos que el barón realiza sobre su malograda psique. De hecho, cabe señalar que durante el menú de inicio vemos que el barón está durmiendo, lo que señala claramente que todo el juego se desarrolla en la mente del Barón. Ejercemos los jugadores como psicólogos en una especie de sesión de psicoterapia que se representa mediante el rompecabezas de los recuerdos reprimidos del Barón.

los-delirios-de-von-sottendorff-y-su-mente-cuadriculada-4 AntihypeLo más interesante de la propuesta de Delirium Studios reside en los obstáculos que nos coloca para impedir que descubramos lo que azota la mente del barón. Los puzles no consisten solo en plataformas o pulsadores, aunque los hay, sino que para resolver la mayoría de ellos debemos mover las habitaciones desde su lugar original para conectar caminos nuevos entre éstas, como si las habitaciones fuesen perteneciesen a una casa de muñecas, piezas de Lego, o esos antiguos puzles de cuadrados que se mueven para que compongamos una figura; solo que en aquí la imagen que emerge es la mente cuadriculada del barón. Aunque es un juego para todos los públicos cuyo trasfondo no es extremadamente profundo, es cierto que se manejó bien esa traslación de la idea de recuerdo reprimido y locura a un sistema de rompecabezas muy entretenido que asemeja al proceso psicoanalítico; según esta corriente psicológica, la terapia adecuada para poder superar los problemas mentales consiste en que el paciente sea capaz de liberarse de sus represiones mediante la búsqueda y verbalización de aquello que le provocó la neurosis. Mientras que el narrador nos dice que no hurguemos en el pasado nosotros, por el contrario, creemos que lo mejor es arreglar un poco el desaguisado mental de este pobre hombre que además cae muy simpático.

La parte técnica de Los delirios de Von Sottendorff es espectacular dada la plataforma en la que se ha desarrollado. Cada habitación de cada nivel nunca se repite; están decoradas con mucho mimo y prácticamente todos los objetos están animados. Los enemigos, que son más un obstáculo que molesta al barón (pero que pueden matarnos) tienen un look muy cuidado sin eliminar el componente cómico y un tanto infantil; muy nintendo en ese sentido. Resulta complicado hacerse la idea del reto que ha debido suponerle a Delirium el introducir tanto detalle en una Nintendo 3DS.

Entre sus virtudes destaca el uso de los efectos sonoros y la música. Por el lado de la banda sonora, Los delirios de Von Sottendorff y su mente cuadriculada, es un excelente vehículo para la acción, subrayando el ambiente de locura cartoon del juego, pero sin pretender ser paródica: recuerda a las orquestaciones de Danny Elfman para las películas de Tim Burton cuando Elfman enfatizaba el tono circense de sus tonadillas.

Los delirios cuenta con sonido holofónico. De esta forma, podemos escuchar cómo la voz del narrador se desplaza de un auricular al otro (Es muy muy muy recomendable jugarlo con cascos) como si alguien que se moviese nervioso estuviese hablándonos detrás de nosotros. No se trata solo de un efecto para maquillar el juego, sino que cumple un cometido fundamental para la narración: es la voz del desequilibrio mental del barón.

los-delirios-de-von-sottendorff-y-su-mente-cuadriculada 3 antiihype

Todas las voces del juego están locutadas por la misma persona, ya sea la del narrador o la del padre del barón o las grabaciones que vamos encontrando, lo que no resulta accidental. Podría pensarse que, dado que el barón está durmiendo durante el juego, la voz corresponde a su subconsciente hablándole, la locura emergente durante el sueño. Pero me parece más inquietante pensarlo en términos freudianos: sueño y psicoanálisis siempre han ido de la mano. Podría pensarse que la voz es la representación de su padre, al que Sottendorff admiraba y respetaba como un ejemplo a seguir. Esta misma voz es la que constantemente trata de desanimar al jugador para que se deje llevar por la locura y no recuerde qué le sucedió. Da lugar a situaciones cómicas del estilo: “No es un problema escuchar voces –dice una de las grabaciones –a todos nos pasa, el problema es cuando comienzas a hacerles caso”. Mediante la recolección y escucha de esta voz con múltiples encarnaciones podremos reconstruir la historia de Von Sottendorff y comprender el porqué de su locura. El juego responde a eso que decían Los Pixies, el grupo de música, Where is my mind?

En Los Delirios de Von Sottendorff y su mente cuadriculada la frontera entre los AAA y el indie están difuminadas. Claramente no es un AAA, pero destaca por la calidad gráfica (muy detallada), el uso de la música y el sonido, su narrativa y el diseño de niveles tanto como un AAA. En definitiva, es redondo: nos hace reflexionar, de nuevo, sobre el alto nivel que están alcanzando los desarrollos españoles, y nos invita a soñar (pero no como el barón) con el renacimiento de los años dorados del software español (años, por otra parte, que están mucho más idealizados de lo que nos atrevemos a admitir, pues la nostalgia es ahora una herramienta más para el consumo). El panorama español está muy vivo y Los delirios de Von Sottendorff es un excelente ejemplo.

los-delirios-de-von-sottendorff-y-su-mente-cuadriculada-1 Antihype

Acerca de Diego Rivera

Jugador desde pequeño, propósito de músico y apasionado de la tecnología. Intentando sacar ingeniería de telecomunicaciones. Aprendiendo cada día un poco más de la prensa de videojuegos.

Check Also

Hasta los dioses mueren Hellblade: Senua’s Sacrifice

Hellblade: Senua’s Sacrifice es impresionante. Una experiencia imprescindible para cualquiera que ame el medio. Son de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*