Llega la primavera, pero ¿quién lo diría? La nomina de marzo

la nómina

Con este tiempo tan revuelto con más frío que calor uno duda de que hayamos llegado a la primavera, perol calendario dice otra cosa. Volvemos con nuestra nuestra nómina del mes de marzo a ajustar las cuentas con Montoro. Ya sabéis, nos juntamos para comentar qué juegos nos han gustado más durante el mes. Os recordamos que no son necesariamente novedades, sino videojuegos que hemos jugado y consideramos que por un motivo u otro son la mejor experiencia del mes.

Alberto Murcia // @donniedarko01

Warframe

El juego más interesante con el que me he cruzado este mes ha sido Detention. La historia China de fantasmas con trasfondo político es uno de esos videojuegos excelentes y necesarios para ese “proceso de madurez” del medio. Sin embargo, el documental de NoClip sobre la creación de Warframe, el MMO shooter de Ci-fi del equipo que hizo Unreal Tournament, hizo que curioseara un poco. Warframe es un free-to-play que tiene 5 años y, creía que, como muchos de los ftp del mercado iba a tener menos de play que de pay. En cambio Warframe se puede meter en ese saco de “buenos free-to-play” y, además, he descubierto un juego soberbio que ha sabido crecer hasta el tamaño de un elefante sin acabar colapsando sobre sí mismo. Es árido de entrada (llevo bastantes horas y aún me siento perdidísimo) pero cuanto más descubres más te das cuenta de cómo Warframe debería ser un ejemplo a seguir para naves que se hunden como Destiny (un juegazo que está cada día más desaprovechado). Yo llego tarde a poner en su lugar a Warframe, pero parece que esto ha sido un problema endémico de las prensa: criticamos la beta cuando este era (es) un proyecto a muy largo plazo

Incluso aunque la PS4 sufra para mantener los 60fps. Warframe es un prodigio sobre cómo los equipos experimentados de gente mayorzota aún pueden dar sorpresas agradables. Demostrar que aquí la veteranía es relevante. !Además es gratis, qué coño¡ Probadlo un rato y decidid si queréis meteros a este pozo de horas.

 

 

Xabier Pérez Del Val // @Wickedvania

Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón

Uncharted left Uncharted RightDentro de nada verán en esta casa cómo Alberto y Yago se las han ingeniado para salir del peor talego de la América profunda que ofrece A Way Out, la aventura en cooperativo con escenas de acción genialmente exageradas de Josef Fares que me ha recordado a una versión un poco descafeinada de las de Uncharted 4, el juego al que —¡por fin!— he podido jugar este mes.

Venía sobre aviso de que era un juego inmenso y genialmente planteado, pero no me esperaba esto. Uncharted 4 es una obra tremendamente ambiciosa en la que no tienes muy claro si Naughty Dog ha practicado algún tipo de magia negra para conseguir que nuestras vetustas PS4 consigan moverlo de manera fluida. Además  los entornos son radicalmente variados,  los puzles consiguen que te rasques la cabeza un par de minutos y la historia enlaza los mitos bíblicos con los de piratas con una maestría que solo Neil Druckmann y Josh Scherr saben hacer. Si bien la experiencia no es tan intensa como en Uncharted 2 que sigue siendo mi favorito de la saga, esta cuarta parte  sirve como colofón final de una historia que solo puede ser valorada en su justa medida por aquellos que hemos crecido junto a sus homenajes, referencias y esa sempiternas bromas de Nathan.

 

 

Yago // @NonAbizenak

A Way Out

A way out left A way out rightComo decía Xabi hace un momento, Alberto y yo hemos estado un poco ocupados  intentando salir de la cárcel y encarnando el bromance de Vintent y Leo. No estaba planeado que escribiera aquí sobre este juego, la verdad. Pensaba poner Bayonetta, Celeste o para no alejarme mucho del tema The Scapists 2, pero a veces dejar las cosas para el último momento da sus frutos; no haber escrito mi parte de la sección hasta el día de publicación me da la oportunidad de hablar sobre este juego.

Cuando A Way Out se presentó en el E3 fue una de las novedades que más llamó la atención. De las virtudes del juego hablaremos pronto  en la web. No voy a profundizar pero sí que me gustaría destacar por qué se ha convertido en uno de los mejores juegos ya no del mes, sino posiblemente del año a falta aún de ocho meses de que acabe el 2018.

Josef Fares viene del cine. No es un director destacado ni conocidísimo por sus dramas cerebrales ni mucho menos, pero ha crecido entre cámaras. El videojuego no suele experimentar con planos, no estamos acostumbrados en el medio a que la cámara se use más allá de lo funcional. En A Way Out no es así. La cámara tiene intenciones narrativas, se usa para destacar una imagen, centrar la vista, dar importancia a una historia frente a otra. En un juego para un jugador esto no es fácil ya que está a merced de sus decisiones (al menos en parte).  Fares no sólo consigue dominar la técnica con una persona en pantalla, sino que lo hace con dos; los trucos son conocidos pero los usa con maestría: la pantalla partida y composición de imagen digna de estudio. Dentro de poco entraremos a cuchillo en lo que esconden sus tripas.

 

José Ángel // @razablan

Ratchet & Clank (2016)

Clank Right Ratchet leftEl haber agarrado el inagarrable mando de la Nintendo 64 en casa de mi primo cuando apenas levantaba un metro del suelo me hizo ser exclusivamente nintendero por convicción. Eso hizo que disfrutara de maravillas en mi Gamecube como Baten Kaitos o Wind Waker (el bueno de 4/3, no el HD), pero me perdiera, hasta hace pocos años, una de las consolas más imprescindibles de la historia: PS2. Bueno, o casi.

Recuerdo a mi amigo Guillermo cuando en nuestra preadolescencia teníamos algo así como una simbiosis. Él venía a mi casa a jugar al Smash Bros. (El Melee, también el bueno) y yo a la suya a ver qué aventura tenían programada esa tarde un dúo formado por un Lombax y un pequeño robot. Pocas veces era yo quien cogía el mando pero me fascinaba cómo ese juego desenfadado con mascotas nintenderas como protagonistas tenía unas mecánicas que parecían una introducción a lo que estaba por venir en el mundo de los videojuegos. Me conquistaron.

Hemos tenido la suerte de celebrar que Sony al fin regalase juegos con cierto empaque en su servicio de PSPlus. Mientras todo el mundo festejaba la llegada “gratuita” de Bloodborne a PS4, yo me volvía loco porque después de tantos años iba a poder catar de cabo a rabo las aventuras de Ratchet & Clank.

¿Sabéis ese momento en Ratatouille cuando el estirado y siempre enfadado crítico culinario prueba la sopa de Remy y se pone a llorar porque le ha transportado a su infancia cuando todo era más simple? Así fue el juego de Insomniac Games. Vivan los juegos que te hacen un poco más felices y que te hacen olvidar lo malo que es ser adulto.

 

Diego Rivera Conde //@ocrivermusic

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Link Left Link rightEn cualquier otro mes de cualquier otro año tendría varios juegos donde escoger a la hora de dedicarles unas lineas en “la nomina”, pero en marzo de 2018 si me pusiera a escribir de un juego que no fuese The Legend of Zelda: Breath of the Wild, tendría que hacerme el hara-kiri.

Este último Zelda lo estoy disfrutando en Nintendo Switch después de estar un año pensando en robar comercios para hacerme con la consola y el juego. Y si la hubiera conseguido de esa forma, no me estaría arrepintiendo.

Podría dedicarle miles de palabras a este título: hablar de su mundo abierto, de como va avanzando todo, de los santuarios, de todas las mecánicas tan pulidas y satisfactorias que tiene y, sobre todo, podría dedicarle muchas palabras al hecho de que el equipo de Aonuma ha creado un mundo VIVO, uno donde puedes ver a los monstruos conversando entre ellos, durmiendo mientras otro hace guardia, haciendo la bomba en un río mientras ves que se lo pasan en grande,  etc. Y un mundo completamente lleno de cosas por hacer y donde no te puedes aburrir nunca.

He visto mucha gente criticando al título porque “es un gran juego pero un mal Zelda”. Lo único que tengo que decir al respecto es que un servidor lleva jugando a la franquicia desde que tiene memoria y este juego es GOTY de 2017 -y de la vida- y un juego digno de llevar “The Legend of Zelda” precediendo a su título.

Diría mucho más pero todo lo que pueda decir se resume en que tenéis que jugarlo.

Acerca de Alberto Murcia

Doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III y tecnófilo. Dedico parte de mi tiempo a escribir sobre videojuegos en esta casa tan acogedora. También colaboro en El Estado Mental, Irispress, Zehngames, Deus Ex Machina y Anaitgames

Check Also

Cartel presencial podcast Antihype

Volvemos al Meltdown Antihype IIIIIIxBEBER: Presencial With a Vengeance

El momento más esperado del año tras la moción de censura del PSOE y la ...

Deja un comentario