Algo más que Dragon Ball Dragon Ball FighterZ – Análisis

Dragon Ball FighterZ ENC

He visto Dragon Ball en algún momento como cualquier hijo de vecino; le gustaba a mi hermana mayor, por lo que era la reina del mando, y nunca le llegué a ver la gracia a esa serie. Dragon Ball FighterZ es prácticamente en primera lugar, merchandising. Seguramente yo no sea el público ideal a quién va dirigido este juego pero, ¿qué demonios? También me gustan los juegos de lucha y si tiene unos cimientos bien construidos el edificio no tendría por qué derrumbarse.  ¿O sí?

En cuanto instalé el juego no pude evitar contagiarme de la emoción que ha rodeado la salida de FighterZ. No todos los días podemos ver títulos de tal importancia; además, todo el mundo está contento con éste título, así que ¿por qué no estarlo yo también? Al fin y al cabo este género no está especialmente bien nutrido. Sí, tenemos unos cuantos buenos títulos en esta generación, pero uno más no hace daño a nadie.

El primer modo que quise probar fue la historia. Si bien me acerqué con algo de inseguridad porque no tenía a penas noción de los controles, a la hora de la verdad no afectó a la experiencia de juego. El principio de la historia los combates son tutoriales, al menos la gran mayoría. Las primeras fases lo agradeces, te permiten hacerte a los controles fácilmente y con un enemigo que no va a dar guerra. Pero (porque tiene un pero) estos tutoriales se alargan hasta el episodio 10 de los 11, es decir, el primero de los tres arcos de la historia. Los enfrentamientos que no son de práctica no distan mucho de lo anterior con adversarios que a penas atacan o se defienden. Además esta campaña, pese a tener algunas buenas ideas y romper la cuarta pared de manera bastante ingeniosa convirtiéndote a ti, jugador, en protagonista de la historia, es bastante aburrida y sobreexplicativa. Un pecado bastante recurrente en el anime. Quizá al fan de la saga le pueda llegar a gustar, pero si eres ajeno a los personajes y sus historias, te perderás cantidad de referencias. Podrás seguir  el hilo del argumento, por supuesto, pero algunos chascarrillos y comentarios te dejarán pensando que te estás perdiendo algo.

Sí, podría ignorar la historia sin más, al fin y al cabo, es un juego de lucha. Hay más modos, con más peso y con razón. Pero quiero a ese personaje. Ese que sólo se desbloquea jugando la campaña. Me esperan doce horillas en las que más que sentir que estoy en un combate, parecerá un paseo con demasiados baches. Espero que al entrar al online, al menos, esté preparado (¡JA!)

El modo Arcade, también para un jugador, sí parece bastante más interesante. ¡Wow! Sí que pueden atacar, defenderse e incluso encadenar combos, ¿es otro juego? Desde luego, aquí hablamos de otra dificultad. Hablamos de un reto. El modo fácil es eso, efectivamente, fácil y no obtendrás ninguna recompensa. Pero si lo que quieres es practicar de verdad, será mejor que pruebes otros modos, que, además, te darán la opción de desbloquear a Goku SSGSS y a Vegeta SSGSS, los del pelo azul. Aquí el juego se luce más y te verás obligado a esforzarte. Lo que en muchos otros juegos se podría hacer más cuesta arriba, aquí con un poco de imaginación y el previo conocimiento (aunque sea escaso) de los controles podrás hacer más de una combinación que como mínimo te dejará con la boca abierta. Quizá hayan servido para algo las horas invertidas en la historia. En este modo, como título de lucha (más allá del fanservice) gana enteros. Aquí se nota la experiencia de Arc System Works con los juegos de lucha 2D. No olvidemos que este estudio son los padres de la saga Guilty Gear, una de las referencias del género.

Para un jugador encontraremos estos dos modos además de la ya clásica pantalla de prácticas, donde aprenderás, no sólo nuevos combos, sino que podrás ver el tiempo de stun que sufre el adversario al recibir un ataque. Cuentas, además, con diversas opciones a la hora de enfrentarte a este entrenamiento, pues no podrás únicamente elegir el jugador adversario, sino que también podrás programarlo para que se comporte de una u otra manera, con el fin de generar una situación idónea para intentar gestionar esa cantidad loca de golpes que quieres realizar. Pero al final, cuando luches de verdad no te vas a encontrar con esas situaciones ideales. El mejor entrenamiento es luchar, luchar y luchar. Y si puede ser con otras personas mejor.

dragon ball fighterz antihypeLa historia, el entrenamiento, incluso el modo arcade es para abrir apetito. Es un preludio para lo que sería el siguiente reto: enfrentarte contra otras personas.

Para el online tenemos varias opciones que no se diferencian demasiado una de la otra. Encontraremos el combate de ring y la partida igualada (o la “igualada informal”). En esta última modalidad tardarás bastante en encontrar partidas, así que para echarte unas rápidas, lo mejor que podrás hacer es visitar la arena en el centro del escenario, o los rings.

dragon ball fighterz antihype

Las batallas de ring son pequeñas salas dentro del hub principal que puede crear cualquier jugador, esto sirve tanto para realizar combates con amigos como para realizar pequeños torneillos informales en los que sí podrás decidir contra quién te enfrentas, al contrario de los torneos en los que se realizan emparejamientos aleatorios.

Como dije antes, entre la animación impresionante y sus cimientos sólidos este rascacielos se mantenga firme. El control es clásico, con golpes leves, medios y fuertes, ataques especiales, uso del ki y combos que, a poco que sepamos cómo se hace un hadoken, sabremos defendernos. Todos los personajes tienen un control similar aunque con las diferencias obvias. Algunos concentran su energía en forma de bola, otros lanzan anillos (que a saber cómo se llaman) y otros tienen habilidades más defensivas. Uno de los puntos diferenciadores de este Fighterz es poder jugar con tres personajes simultáneamente. En cualquier momento del combate tendrás la opción de cambiar de uno a otro o incluso podrás aprovechar la sinergia que tienen entre ellos para hacer ataques combinados o hasta rascar uno o dos golpes más haciendo que aparezcan como apoyo.

Pese a la historia, Dragon Ball FighterZ es un título excelente tanto para echar unas pachangas con amigos como  para el ámbito competitivo. Sobre esto último, el futuro y la gente ya dirá. Con diversas capas para profundidad hasta donde cada jugador quiera sin sentirse en ningún momento frustrado.

Este juego es, ante todo, un espectáculo visual. Se puede mejorar considerablemente el modo  historia y sus combates; al menos los enfrentamientos están llenos de chascarrillos que te ayudan a pasar mejor el trago del viaje. Por último, la plantilla de jugadores, si bien no es amplísima, cumple con la cuota mínima para encontrar hacer un equipo con el que sentirte cómodo y que los fans de la saga estén contentos. Incluso tiene algún personaje propio del juego (al menos uno hasta donde yo sé, ya dije que no conozco el universo Dragon Ball), con lo que el trasfondo se amplia.

Con las deficiencias que tuvo Street Fighter V en su salida y el lamentable servicio online con el que cuenta Tekken 7, Dragon Ball FighterZ se convierte quasi automáticamente en un juego indispensable para cualquiera que tenga mono del género de lucha clásica.dragon ball fighterz antihype

Acerca de Non Abizenak

Yo sólo quería ser un pirata ¿Es mucho pedir?

Check Also

la nómina front

Nos lo jugamos todo La Nomina de Abril

Termina Abril y parece que ya ha llegado el calor a la meseta. La primavera ...

Deja un comentario