Entretenimiento vikingo Viking Battle For Asgard – Crítica

viking3

Me ha costado encontrar la manera de empezar la crítica sobre este juego. Porque la sensación al terminarlo ha sido excesivamente fría. Es como esa película que te pones un fin de semana. Al medio día. De resaca. Tirado en el sofá. Esa película que hace que apagues tu cerebro, que no funcione, que sólo procese imágenes y sonidos. Sin razonar. Sin pensar. Sin importante lo más mínimo ni el quién, ni el porqué.

En Viking sólo combates, exploras, haces la siguiente misión, llegas al pico Ikea, montás el mueble y sigues adelante. No importa la historia (llena de clichés hasta la saciedad),y no existe ni la mínima interactuación con los personajes. Nada de eso importa, porque eres el adalid de la diosa y tu misión es liberar al pueblo de la Legión. Y la Legión no es otra cosa que una especie de Orcos/Uruk Hai enviados por otra diosa. Una diosa que esta de muy mala hostia por vete a saber porqué…y honestamente, a nadie le importa.

Controlando a Skarin vas explorando las 3 distintas islas en las que se desarrolla el juego, a modo de 3 grandes mapas, con una línealidad en todos ellos que es absoluta. Tu misión siempre consiste en conquistar el castillo enemigo con la ayuda de un dragón al que has de invocar y de un ejército que debes reclutar. Para ello vas liberando campamentos, serrerías, armerías y distintos emplazamientos situados en el mapa para dicho fin. Y todo ello de la misma manera: repartiendo hostias como panes.

Vikings-940x400

Siempre hay una gran cueva a explorar, una torre que liberar e incluso existen misiones de infiltración en el castillo enemigo en busca de la runa que llama al dragón. Pero la infiltración es mala, principalmente por la falta de control sobre lo que estás haciendo. El modo sigilo se activa automáticamente cuando nadie te ve, y la visión periférica de tus enemigos es nula.

Todo esto se compensa, mínimamente, dado que al matar a un determinado tipo de Orco (los que tienen el iCuerno 4Gs) el resto de enemigos seguirá con sus tontas rutinas y no se enterarán de nada. Y esto está bien, por algo que ya hemos comentado infinidad de veces: que te halla visto uno, no significa que se tenga porque enterar todo el castillo. Ahora, que tampoco estaría de más que esta gente se hubiera pasado por GAES a mirarse un poco los oídos, o por General Opticas a por un buen par de gafas.

El sistema de combate es simple, pero efectivo. Golpe fuerte, golpe suave y esquiva, ayudado por una serie de combos especiales que vas comprando en una arena con las monedas que vas consiguiendo. Además, contamos con una barra de energía que sube según vas matando enemigos, permitiendo utilizar una magia (hielo,fuego o electricidad) con la que eres aún más fuerte en combate. Cuando este es contra pocos enemigos, me acuerdo mucho de los Assassins,  rodeado por 4 ó 5 enemigos, esquivando y contraatacando y utilizando los combos especiales contra los enemigos más duros.

Viking-Battle-for-Asgard-review-thumb

La parte que sí me ha gustado es la pandilocura en que se convierte el juego cuando haces los asaltos al castillo final de la fase acompañado de tu ejército de un millón de vikingos, contra un millón de Orcos de diferentes clases, luchando por la victoria. Muy Dinasty Warriors, muy LOTR de la primera Xbox. Ver tanta gente al mismo tiempo en pantalla es genial. Ver la que se esta montando es bastante espectacular. Lástima que pese haber catado una versión de PC y ser esta de finales de 2012, se note que el juego sea del 2008 y tenga un montón de carencias en cuanto a texturas, destructivilidad y a una falta de definición que hace que en cierto momentos no sepas ni dónde estás, ni quién te esta atacando.

Los enemigos son de lo más retrasado mental que he visto en tiempo. Además de reiterativos. En cuanto aprendes a matar al primer boss, has aprendido a matar a todos los bosses del juego. Y eso es terrible, porque no supone ningún reto seguir jugando. De la misma manera, la muerte no implica ninguna penalización realmente importante, y al morir en una misión secundaria, vuelves al portal de movimiento rápido del campamento inicial. Y si esto te ocurre en la batalla final, un chamán te hará renacer en la entrada del castillo.

En resumen, es un juego muy sencillo, incluso en el modo difícil, y el único aliciente para seguir jugando es el de continuar alimentando el encefalograma plano en el que te has sumido y del que, a veces, no quieres salir.

viking1

En general Viking: Battle For Asgard es un juego de transición. No destaca en nada, no hace nada realmente mal y lo que hace bien no sobresale de entre la cantidad de juegos que hay en el mercado. Con mucha suerte, lo podréis encontrar por un par de euros de segunda mano o en alguna oferta de Steam. Yo pagué 3,74€, y no merece más.

Si que hay que agradecer, sin embargo, que no existan los tiempos de carga. Y que los fatalitys sean bastante gores y te impulsen constantemente a hacer un combate lo más perfecto posible para poder arrancarle la cabeza al oponente y quedarte bien a gusto.

En definitiva, a mi me ha gustado, quizá por la resaca que llevo encima con cierto tipo de juegos. Pero es un juego que olvidaré pronto que he jugado.

 

Acerca de chesaronne

Presentador del programa. Ideólogo y ex miembro de la Cofradía del Cachopo.

Check Also

Kono dio da! Bloodstained – Análisis

En los últimos años parece que el metroidvania goza de una salud estupenda. Hollow Knight, ...

Un comentario

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo en tu crítica Cesar. Lo compre también aprovechando la oferta de Steam, y al acabar la primera isla y ver que la segunda era un más de lo mismo, sumando a la E.A. (Estupidez Artificial) y que los combates son muuuuy muuuy reguler y repetitivos lo deje. Me sigo quedando 1000000 veces con ESDLA La Guerra del Norte, que sin ser una maravilla es un juegazo y le pega como 30000000000 hostias a este Viking.

Deja un comentario