y un poco de Wolfenstein 3D Wolfenstein: The Old Blood – Análisis

Vale que yo no daba ni un duro por este juego, y puede parecer que los 19,95€ que cuesta en formato físico te hagan pensar que es un juego que no merece la pena, pero bueno, se llama Wolfenstein: The Old Bloody solo por eso tenía que catarlo e intentar recordar viejos tiempos.

Desde hace unos meses parece que la industria apuesta por recuperar viejas sagas, parece incluso fácil vender con títulos que ya vivieron su época gloriosa, pero para volver a tener éxito hay que esforzarse y hacer un ejercicio de responsabilidad y poner mucho cariño y respeto por un juego, que solo con oír su nombre nos toca un poco la patata, y nos hace recordar las horas que le echamos al original después del cole.

Hace una año apreció en el mercado, de la mano de Bethesda y desarrollado por Machine Games, un intento que por recuperar una saga Wolfenstein: The New Order, un título que contenía sensaciones de las de antes, no es solo un shooter “mata nazis” es un viaje al pasado, un juego que te recuerda donde nació el género.

Wolfenstein: The Old Blood puede jugarse sin necesidad de tener Wolfenstein: The New Order, aunque sirve como precuela de éste, relatándonos hechos acontecidos varios años antes de la historia que nos cuentan en él. Obviamente, haber jugado a Wolfenstein: The New Order nos dará más contexto para Wolfenstein: The Old Blood, pero también es una gran opción para iniciarnos en la saga, o al menos, en estas nuevas entregas que seguro que seguirán llegando al mercado.

Uno de sus usos es el de exculpir un agujero en el cuello de un enemigo
Tubería multiusos: Uno de sus usos es el de exculpir un agujero en el cuello de un enemigo

Sin spoilers

 

Primer vistazo al majestuoso Castillo de Wolfenstein
Primer vistazo al majestuoso Castillo de Wolfenstein

Poco me importa destriparos la trama, porque en este caso creo que es un añadido carente de peso en la diversión que ofrece el título, pero para aquellos que ya estuvieron allí, decirles que Wolfenstein: The Old Blood empieza fuerte, no se anda por las ramas y nos plantará en nuestros salones el colosal castillo de Wolfenstein.

Si sois de los que os gusta leer, que sepáis que nuestra misión fundamental es intentar conseguir una carpeta que contiene las coordenadas de unas cuevas donde se está experimentando con poderes rarunos, zombis y fuerzas paranormales. Durante toda nuestra aventura podéis ir recolectando notas, cartas y demás escritos que os ayudarán a entender la historia, o por lo menos eso creo, por que haciendo un ejercicio de sinceridad, tal y como creemos que se deben hacer las cosas en Antihype, os diré que yo no me he parado a leer con detenimiento prácticamente ninguna nota, me vale saber con saber que soy un tal Blazkowicz, que el enemigo son los malos y que cuantos más nazis mate mejor. Así de simple y así de sencillo.

 

giphy

Seguramente si algún crítico de videojuegos lee esto, dirá que no tengo ni ?%&@ idea, y que ¿cómo puedo publicar libremente que no me he leído nada del hilo argumental mientras jugaba? Pues bien, es así, me lo he jugado desde el principio hasta el final, y haciendo un poco de memoria sobre el título que me enamoró en 1992, miro hacia el pasado y pregunto ¿necesitaba tanto texto el Wolfenstein 3D para ser tremendamente divertido?

En cuanto a la diversión, Wolfenstein: The Old Blood apuesta por un gran equilibrio entre la acción, la exploración y el sigilo, pero todo ello con bastante libertad para jugarlo a tu modo. El mío ha sido entrar como un elefante por una cacharrería sin hacer prisioneros, y reconozco que alguna fase se me ha atragantado bastante, hasta que he optado en salir por patas y avanzar huyendo de “roboces” gigantes y perros de hojalata. Me ha sorprendido su capacidad para sorprender. Los enemigos no solo te buscan y rodean sin descanso, sino que si te matan y vuelves a empezar la fase, no volverán a aparecer en el mismo sitio aunque hagas exactamente lo mismo, por lo que no puedes rejugarlo sabiendo lo que te vas a encontrar detrás de cada esquina, esto consigue que no haya lugar para el aburrimiento con situaciones repetitivas.

Wolfenstein: The Old Blood es un juego que gráficamente no es destacable, es correcto, lo que le permite tener un buen rendimiento, y funciona perfectamente a 1080p y 60 fps. Sin grandes modelados y texturas increibles, se han esforzado más en un apartado artistico cuidado dentro de su peculiar estilo. Todo esto acompañado de un buen doblaje al castellano que es de agradecer, cuidando muy mucho el posición de las voces en un entorno de 5.1

Una aventura corta que por los 20 euros que cuesta, nos ofrece mucho más que otros juegos que valen el triple, y si tiene que competir con los que cuestan lo mismo, es una buena compra para recordar.

Logo Wolfestein

Acerca de dolphnitus

Soy el archienemigo de la gafapasteria de algunos de mis compañeros, incluso de ti mismo, en un juego busca la diversión pura y sin cortar, frente a la narrativa aburrida que intenta contarme el porque de una misión. Si un juego no me divierte, quizás lo encuentres en el segunda mano del Game

Check Also

Detective Lovecraft Arkham Noir – Crítica

Diseñador: Yves Tourigny Número de jugadores: 1. Duración: 40-60 minutos. Como tantas otras cosas conocí a ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*