El amor por los videojocs. Rise & Shine – Análisis

encabezado-maquetacion

Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team da el salto a los “juegos de sobremesa” con Rise & Shine. Antes de este título, ya habían trabajado en otros para dispositivos móviles. Supermagical, llegó a ser juego de la semana en la App Store con más de un millón de descargas en 2012, y antes de él, Pro Zombie Soccer, había conseguido este mismo galardón, junto al de juego del año nada menos que en 2010.  ¿Está este equipo a la altura de su nombre?

Para ser totalmente sinceros, con Rise & Shine he acabado algo frustrado y cansado, no me gustó. Pero tras un par de días de reposo y darle otra oportunidad, mi opinión, antes negativa, cambió. Pero como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes.

riseRise es un chaval normal dentro de Mundojuego. Este, su hogar está siendo atacado, invadido y destruído.  Su padre, un militar curtido en mil batallas, mientras tanto, se encuentra salvando el universo vete tú a saber dónde. Rise, que es joven, pero no por ello tonto, decide dirigirse al refugio de la ciudad, que, por lo que se ve, ya está preparado para este tipo de asaltos. Por el camino se topa con el héroe, que, para entendernos, vendría a ser Link con su traje azul y una pistola, con la mala suerte de presenciar su muerte sin poder hacer nada para evitarlo. Pero, antes de morir, decide dejarle su legado. El arma que estaba destinada a salvar Mundojuego, Shine, es suya, o al menos es su acompañante, su guía.

Shine, por su parte, no es un arma normal, está más bien lejos de eso. Para empezar, tiene munición infinita, eso sí, no te librarás de la recarga, diez balas cada vez, que podrás ir ampliando20170105231805_1-edit abriendo cofres que te encontrarás ocultos o los ganarás superando diferentes pruebas por el camino. Por si fuera poco poder disparar sin parar, también concede la inmoralidad al portador… bueno, quizá no sea eso, quizá sea más bien respawns ilimitados – ¿cómo murió entonces el Link del templo del agua? Pues… ejem… arjj-. Por último, y ya que los proyectiles en línea recta son aburridos, se añaden dos modos de disparo más, el dirigido, que seguirá el ratón para lanzarse hacia donde le indiques, y por supuesto, las bombas, que no pueden faltar. Por si esto fuera poco, el arma dispone de dos tipos de munición entre los que tendremos que cambiar continuamente si lo que queremos es avanzar. Por un lado, y desde –casi- el inicio del juego, nos encontraremos con balas normales, explosivas, sin ninguna peculiaridad, pero en cuanto nos pasamos al disparo alternativo, la cosa cambia un poco. Estos disparos, los eléctricos, no dañarán a los enemigos “orgánicos”, pero sí los paralizarán durante unos segundos. En quien sí tendrán efecto, es sobre los metálicos, incluso les causará un poco más de daño que la munición anterior. Estos dos modos los tendremos que intercalar como bien nos convenga para resolver los puzles que se presenten y para derrotar a quien se interponga en nuestro camino. Pese a tener estas peculiaridades, y sean lo que más peso tiene en el juego, quizá no sea realmente lo más importante. Shine habla, Shine tiene personalidad. Una fuerte, con cierta dejadez y despreocupación para con su portador. Normal, por otra parte, puede hacerle renacer las veces que haga falta, ¿para qué narices se va a preocupar?

Durante nuestro pequeño viaje nos encontraremos a multitud de enseres para volar cabezas o hacerlos explotar. Nos encontraremos marines, zombies, robots, goombas no-muertos (sí, has leído bien, goombas) y algo parecido a un cacodemon entre otros, desde luego, variedad no es lo que le falta a este título.

Juntos, Rise & Shine forman el equipo destinado a salvar Mundojuego de la invasión que acontece. Otro día le tocará a otra persona, “a todos nos llega el momento de salvar el universo“. Con esto que dice la madre de Rise, comienza la aventura. Una aventura cargada -de verdad, muy cargada- de referencias al mundo videojuerguista. Y es que desde Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team rezuman amor por el medio. No solo con las numerosas apariciones de personajes como Solid Snake, Super Mario o Atlas y P-Body, sino que, por ejemplo, pese a tener un gameplay similar a Metal Slug, dedica algúna pantalla a los shoot ‘em up, dejándonos pilotar brevemente una nave para liarnos a tiros con los enemigos e incluso hace alguna leve concesión hacia las plataformas añadiendo el doble salto, elemento que, por otra parte, viene fantásticamente para evitar la muerte. Por supuesto, ya que esto va de homenajes, no puede faltar el momento recadero de cualquier RPG.

20170106151433_1

Pero bueno, a ver, que he empezado el texto diciendo que en un principio no me gustó Rise & Shine, y por el momento no se nota demasiado. Pues bien, esto último que he mencionado en el párrafo anterior tiene sus contras. Este es un juego ambicioso. Ambicioso en el sentido de pretender abarcar, quizá, más de lo que puede. Con todos estos guiños a otros títulos, tanto en personajes con los que vas tratando durante la historia o que aparecen de fondo, como en el ambiente en el que te mueves, al estar tan invadido de otros juegos, se deja de lado el buscar hacer un título propio y con personalidad.

Por otra parte, tampoco es un juego para nada largo, durará entre cinco y siete horas, dependiendo de tu habilidad. Cómodo para terminarlo en una tarde que tengas libre. Esto, a priori, no debería ser un problema, pero claro, este caso es algo diferente, su interior está repleto de contenido y de ideas, algunas, por cierto, bastante originales. Debido a su duración y a sus ganas de acabar, no pueden ser explotadas, quedándose en algo anecdótico.

Esto, el no profundizar o aprovechar al máximo sus propias mecánicas, es lo que me dolió. Las batallas contra los jefes finales son interesantes y divertidas, aunque también tienden a ser enemigosdemasiado aleatorios los patrones con los que ataca, con lo que morir es algo que está a la orden del día, termina siendo tedioso. Así que más te vale dominarlos a la perfección, porque, cuando terminas Rise & Shine por primera vez es cuando comienza el verdadero reto.

El modo Hombre de Acero solo se desbloquea una vez hayas acabado con todos los enemigos en el modo normal, y consiste en exáctamente el mismo título pero con una sutil y marcada diferencia: sólo dispones de una vida. No puedes morir, y más te vale, si quieres adentrarte en este pantano, asegurarte de dominar las diferentes fases del juego, que estarán disponibles, por escenas, en el menú principal, ya que, en el momento en el que lo comiences, tu progreso anterior se eliminará, quitándote la oportunidad de repetir esa zona en la que te quedas atascado y no consigues pasar. Este modo de juego es el que cambió mi parecer sobre Rise & Shine, el que me hace volver a empezarlo una y otra y otra vez.

Como conclusión, Super Mega Team ha hecho un juego que se defiende, con sentido del humor y autoconsciente. Un título que, pese a que, sin duda, odiarás durante un rato, en cuanto te despejes un poco y vuelvas a la carga, disfrutarás pegando tiros y visitando coloridos y variados paisajes. Las plataformas disponibles son Xbox One y PC.

Acerca de Non Abizenak

Yo sólo quería ser un pirata ¿Es mucho pedir?

Check Also

Detective Lovecraft Arkham Noir – Crítica

Diseñador: Yves Tourigny Número de jugadores: 1. Duración: 40-60 minutos. Como tantas otras cosas conocí a ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*