La habitación roja Cube Escape Series – Análisis

cube escape cab

En la empresa independiente situada en Amsterdam Rusty Lake quieren convertirse en “el Twin Peaks de los videojuegos”. Por mi parte diría que ya lo han logrado.

La serie de juegos gratuitos tanto para dispositivos portátiles como para PC Cube Escape son puro amor por el universo onírico, extraño y terrorífico del mejor David Lynch. Pero no suenan a banda tributo: las melodías que interpretan son originales, sorprendentes y ominosas.

cube escpeEl subgénero de los juegos de puzles que son los “escape room” es un ejemplo de cómo las artes lúdicas se retroalimentan entre sí y crean vasos comunicantes. Hasta donde he podido averiguar Mist, el conocido videojuego de Robyn y Rand Miller, podría ser el eslabón perdido entre los juegos de puzles y la escape room. Los elementos básicos de exploración de un entorno cerrado y resolución de puzles lógicos se mantienen más o menos estables en todas las escape room solo que en estos últimos, por lo general, la exploración se limita a las cuatro paredes de un cuarto del que no podemos salir. El puzle está orientado a encontrar un modo de huir.

El éxito de los juegos de este tipo ha ido creciendo en los últimos años. Dieron el salto desde el videojuego hasta atracciones en vivo y después a los juegos de mesa. Es sorprendente pero resulta un género que funciona muy bien en todos los formatos, algo poco habitual. La traducción del género es sólida pues hunde sus cimientos no tanto en la ambientación (que puede tener una importancia mayor en las atracciones en vivo) si no en que los puzles lógicos con un objetivo claro. Sin embargo, las diferentes traducciones entre formatos han ido puliendo el género y cada nueva iteración  ha ido añadiendo elementos interesantes.

Por ejemplo el formato en vivo exige que el público vaya rotando ya que la única forma de hacer dinero es que entre gente nueva a un ritmo adecuado; ¿Solución? poner un tiempo límite. De esta manera se introduce la presión de tener que resolver los puzles en un tiempo determinado. Y tiene todo el sentido del mundo: con tan pocos elementos uno va a solucionar cómo escapar tarde o temprano, así además de tener la recompensa de “escapar” uno adquiere el incentivo de terminar antes de que se agote el tiempo. Premia el  ser “más inteligente que X” al crear sistemas de puntuación y rankings.

Los juegos de tablero basados en escape room como la serie de Exit o Unlock! Abordan un tema tabú en los juegos de mesa. Uno espera que cuando compra un juego de tablero este dure para siempre, pese a que uno sepa que esto no va a ser así. Mantiene una imagen falsa de ese Monopoly que va pasando de generación en generación de caja deslucida y cantos rozados. Ningún juego dura para siempre, los escape room solo te lo hace evidente al ser de un solo uso. Pese a que la serie Unlock! puede volverse a jugar carece de sentido: los puzles (cualquier puzle) solo tiene un uso, pues la gracia del puzle es encontrar la solución. Una vez eliminada la incertidumbre rara vez existe un incentivo para volver. El caso de Exit es más extremo pues exige que rompas las piezas del juego. La experiencia es muy recomendable.

cube escapeSi los juegos tipo escape room no se valoran o atraen tanto la atención como otros formatos de puzles (como el reciente y magnífico Gorogoa) es porque pertenecen a ese saco sin fondo que son los “juegos casuales” que, por lo general, suelen tener mala prensa. Por otra parte, existen tantos escape room en los videojuegos (sobre todo para móvil y en Navegador) que difícilmente se pueden reseñar todos y, no nos engañemos, visto uno vistos todos. Eso no significa desmerecerlos, al contrario: los escape room responden a esa necesidad infantil de la reiteración que resulta tan satisfactoria. Por otra parte, uno puede encontrar el gusto no tanto en que el género innove (pues es demasiado limitado) sino en el ingenio que se vuelca en los puzles.

El caso de Cube Escape es especial porque innovar tanto como escape room tanto por sus magníficos puzles como por cómo están integrando el tema del juego con los mecanismos de resolución.

La serie de Cube Escape, que va creciendo conforme Rusty Lake termina un nuevo capítulo, pueden encontrarse en las tiendas de app de dispositivos móviles y en la web oficial para jugar en PC o Mac. Son gratis tanto para el ordenador como para móviles. Según sus propias palabras: “Queremos construir una comunidad entorno a nuestros juegos, nuestro objetivo es tener fans que esperen ansiosos el próximo capítulo igual que sucede con la serie de TV [de Twin Peaks]”. Si la empresa sobrevive es gracias a sus juegos de corte “Premium” basados en el universo de Rusty Lake que pueden comprarse en Steam o Itch.io.

Si bien en las escape room importa poco cómo hemos llegado hasta la situación de que debamos de escapar de tal o cual sitio, ni tampoco importa el qué pasa después de salir, la narrativa de Rusty Lake sí tiene un peso específico que te invita tanto a indagar su trasfondo como a seguir jugando para conocer más. Aunque cada caso de Cube Escape se puede jugar de forma independiente todos tienen un hilo común en torno al misterio del lago Rusty Lake, el asesinato de una mujer y un detective que trata de resolver el crimen. Elementos que recuerdan a Twin Peaks, por una parte, y a Lost Highway por otra.

Los puzles recurren tanto a lo onírico como al extrañamiento propio del universo de David Lynch. Pese a que incluso el más retorcido se sigue de forma lógica (es decir, no son extremos ni extravagantes, rara vez te vas a atascar) la manera en que los abordan son excepcionales. Por ejemplo, una situación se resuelve dándole de beber varios cócteles a un sujeto que está en un bar. Cada copa le lleva a autolesionarse. Con la última saca una pistola y se pega un tiro en la sien. El agujero de la sien nos abre un camino por el que meternos hasta el fondo de su cerebro y encontrar los elementos que resuelvan otro puzle. Así se las gasta Cube Escape.

Los puzles tienen un regusto retorcido, de mal sueño, que lo convierten en una delicia y lo acercan de forma inteligente al universo de Lynch sin que parezca que le están robando las ideas. Rusty Lake ha sabido cómo capturar la esencia del horror que rodea las obras de Lynch (en concreto lo que podemos encontrar en piezas como Blue Velvet, Twin Peaks, Lost Highway, Inland Empire o Mulholland Drive). No se trata tanto de que te asustes: al igual que hace Lynch lo que te proponen Rusty Lake es incomodarte en tu papel de espectador o, en este caso, como jugador. Te invita a resolver unos puzles endemoniados como transformar a tu hermano en un medio bicho medio hombre para que te cace animales. Es inquietante y ominoso, como sentir una presencia en la espalda y al darse uno la vuelta no ver nada, pero también incomoda que no se ajuste a la realidad que conocemos y comprender que en un inverso surreal todo es posible.

Hay que admirar el sentido de maravilla que tiene el trabajo de Rusty Lake. Cómo logran crear un estado de inquietud constante, desconocer qué va a ser lo próximo que uno se va a encontrar. Si el universo de Lynch viene a subrayar la forma en la que nos sentimos desorientados cuando el mundo no se ajusta a nuestras creencias, que el refugio de la razón no es efectivo en muchos casos (sobre todo en los casos que superan el entendimiento como son en los que uno ejercer daño a tus semejantes), Rusty Lake recoge ese testigo de manera sobresaliente.

Subiros al carro de Rusty Lake ahora que aún no son tan populares porque lo van a ser. Así podréis decirles a vuestros amigos que los seguisteis desde el primer día. Ya vendrá el hombre cuervo a cortaros la lengua por la noche por mentir. Pero, oyes, ser popular también tiene sus riesgos.

¡Tweet, tweet!

Acerca de Alberto Murcia

Doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III y tecnófilo. Dedico parte de mi tiempo a escribir sobre videojuegos en esta casa tan acogedora. También colaboro en El Estado Mental, Irispress, Zehngames, Deus Ex Machina y Anaitgames

Check Also

NO WAIFU, NO LAIFU. Antihype 6×28: State of decay 2 y Days gone

¡Ohana! (Que significa familia). No os penséis que ese saludo es casual, ya que volvemos ...

Deja un comentario