La máscara de Karate Kid Absolver – Análisis

Absolver es una propuesta que parece firme pero que a la hora de la verdad le falla el pulso. Aún así, su propuesta visual y la profundidad táctica del combate lo convierten en una alternativa razonable a For Honor, el juego con el que resulta inevitable establecer una comparación.

Si existe un publisher que ha sabido sacarle partido al fenómeno indie explotándolo de forma comercial y que, además, mantiene un catálogo con una calidad por encima de la media ese es Devolver. En rara ocasión uno compra un juego que esta gente haya sacado y que sea malo. Absolver no es la excepción: estamos ante un buen juego, aunque seguro que no encontrará su sitio en jugador que no disfruten del multijugador competitivo. De nuevo, como sucedió con For Honor.

La campaña pasa rápido. Aunque es un poco floja, le falta contenido, tal vez, y que hubiese sido preferible una narrativa menos opaca (ahí quiere parecerse a los Souls, por poner un ejemplo de narrativa un tanto abstrusa o indirecta), el resultado es decente y es disfrutable. Eso sí, la fórmula se agota pronto: todo consiste en pelear y avanzar. La única cosa interesante en este sentido es que podemos optar por movernos con cierta libertad sobre qué lugares queremos ir visitando o el orden de enfrentamiento contras los jefes. Tomes el camino que tomes todos van a estar siempre equilibrados para tu nivel.

El personaje que controlamos sube de nivel conforme más peleamos, así adquiere nuevos movimientos y puntos de habilidad. El sistema es decente y, en fin, funciona para lo que pretende.

Donde luce, o al menos así debería ser, es en los combates. Un juego donde se usen las artes marciales con esa profundidad es el elemento innovador de Absolver. Los puntos a favor son muchos: las peleas son intensas y dinámicas con un puntito de dificultad; permite bastantes niveles de configuración de habilidades lo que para el PvP es fundamental; la estética es un poco fea, pero considero que muy acertada dentro del contexto del juego. Tiene sus contras para aquellos que solo pasábamos por allí y no queríamos profundizar como que es prácticamente innecesario configurar las habilidades para pasarte la campaña.

Todo está orientado para el PvP para bien o para mal. La mayor parte de los golpes que puedes hacer solo los vas a poder desbloquear jugando en las arenas de combate. Existen varios modos pero en general consisten en un 1vs1 o un grupo pequeño contra otro. En ese sentido parece que se queda corto pero en realidad es un juego en el que no tendría sentido meter algo distinto como un “atrapa la bandera”. De hecho el PvP se extiende más allá de la arena. Si te topas con otro jugador en el mundo abierto de la campaña puedes optar por zurrarle, ayudarle o ni una cosa ni la otra. Ni que decir tiene que los rivales más complicados son los humanos.

Como decía, el apartado de diseño artístico es bastante bueno y tanto esto como las animaciones de las peleas son un goce estético importante. La gente de Sloclap logró trasmitir la belleza y el movimiento fluido de las artes marciales (os diría que es kárate pero la verdad que no tengo ni maldita idea de cuál es exactamente). Resulta entonces un tanto decepcionante que el abuso de peleas repetitivas haga que uno olvide el trabajo que han puesto en esa tarea. Al menos, al ser una campaña de 5 horas uno no llega a sentir que se está aburriendo y esos primeros compases en los que estás aprendiendo las mecánicas resultan muy interesantes.

Tiene algunos problemas relevantes en cuanto a bugs que enturbian el producto. Por ejemplo, cada vez que un jugador entra en tú área se te notifica y aparece un mensaje. Pues ese momento exacto suele producir que se congele el fluir del juego. En Absolver sobra decir que es muy importante el timing en los golpes (por eso es un juego táctico de peleas) con lo que esos tirones te pueden poner en un aprieto considerable. También existen otros bugs más habituales que seguramente acaben por resolver con el tiempo, por lo que no merece la pena reseñarlos. Sin duda, lo peor es que rasque por culpa de estar conectado a la red.

Absolver es un juego decente y entretenido que no acaba de dar el golpe que uno esperaba que diese. También es cierto, y perdón por hablar de mí, que yo no soy el jugador que busca Absolver: no suelo disfrutar con los competitivos multijugador (no me gustó For Honor y ni siquiera juego al magnífico Overwatch o al increíble Rocket League por la misma razón).

Es de esperar que quién encuentre entretenido el sistema de combate y le guste competir acaba por encontrar muchos motivos para volver al mundo del juego y ser el número uno. Desde luego, no es mi caso.

Acerca de Alberto Murcia

Doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III y tecnófilo. Dedico parte de mi tiempo a escribir sobre videojuegos en esta casa tan acogedora. También colaboro en El Estado Mental, Irispress, Zehngames, Deus Ex Machina y Anaitgames

Check Also

call of duty wwii antihype

Eso que usted dice que pasó… Call of Duty WWII – Análisis

Una de mis novelas favoritas es Matadero 5 de Kurt Vonnegut. En este libro, parte ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*