Con ninjas todo sabe mejor Shadow Tactics: Blades of the Shogun

Si me lo permite Hellblade: Senua’s Sacrifice , diría que el mejor juego de agosto y (si me apuran) del año para PS4 hasta el momento es Shadow Tactics: Blades of The Shogun.

El juego hizo su debut en PC a finales del 2016 y no ha sido hasta principios de agosto que llegó la versión para PS4 del este juego de la compañía alemana Mimimi. Creo que ambas son muy malas fechas para un juego que ofrece un tema (el Japón feudal) y una propuesta (la infiltración) que ya se han quemado demasiado. Si en diciembre acabábamos uno de los mejores años de los videojuegos, este agosto también viene cargado de buena mandanga, con lo que no me extraña que Shadow Tactics sea el tapado deluxe. Sin embargo, este Comandos ambientado en el periodo de Edo brilla por muchos motivos. Sería una lástima que quedase en el olvido.

Shadow Tactics bebe del tipo de juego que es el Comandos de Pyro, infiltración táctica en tiempo real con perspectiva isométrica. Manejamos a un grupo de ninjas con diferentes habilidades y debilidades mientras avanzamos en una trama de traiciones palaciegas. Lo primero que llama la atención es lo bien que funciona todo: Mimimi ha hecho un trabajo con Unity que es digno de las mejores compañías del mercado. Es más, parece que asuntos importantes como el tiempo de carga se han solucionado en estas versiones de consola. Resulta envidiable el pulido, las animaciones, los decorados y el diseño de niveles que se han marcado.

Shadows Tactics Antihype

Aunque solo sean 12 escenarios cada uno de ellos os va a llevar un tiempo considerable hasta que logréis resolverlos. Sobre todo los 4 últimos son un infierno de decisiones. No es un motivo de queja menor que los tiempos de carga fuesen largos porque llega un punto en el que cargar la partida se convierte en un tic. Por lo general en los juegos de infiltración si uno es descubierto tiene alguna opción de escape y dejar que las cosas vuelvan a su sitio. Aquí no: o bien te pillan y si un personaje muere se acabó la historia o si no te pillan se refuerza la vigilancia con nuevos guardias. Cuanto más te pillen y salgas con vida más difícil se pone: patrullas de soldados por localizaciones que ya habías limpiado o, peor, enemigos solitarios que actúan de manera aparentemente aleatoria con lo que uno no puede predecir adecuadamente sus movimientos.

Sin duda el guión y el diseño de niveles luce muy por encima de la media. La historia es interesante y se desarrolla con los suficientes giros y motivaciones como para mantenerte pegado hasta el final. El manejo de los diálogos es profundo y concreto: los personajes hablan lo justo para que conozcamos su trasfondo, sus deseos y sus debilidades de forma que conectes con ellos. No hay partes que chirríen, incluso aunque toda la narrativa sea bastante genérica. A ello contribuye el diseño de niveles que lejos de ser un mero decorado sirve para desarrollar la narrativa. Además, la complejidad del trazado de sus recovecos y la colocación de los enemigos le dan un sabor único que ya lo hubiese querido el magnífico Tenchu. Te obliga a estar pendiente de todos y cada uno de sus detalles para buscar rutas óptimas para cumplir tus objetivos. Además, cada nivel tiene un desarrollo muy distinto que los hace únicos. Por supuesto, hay varias formas de superar cada uno de los puzles y avisperos que son las líneas de visión de los enemigos.

Shadow Tactics carece de más modos de juego fuera de la campaña. Tiene tres niveles de dificultad y el nivel normal es MUY difícil. Pero la curva de aprendizaje está muy ajustada para tenerte enganchado y pensar que no está siendo injusto. Así como los 5 o 6 primeros niveles suponen un reto pero puedes sentirte que controlas la situación, los últimos 6 niveles son cada vez más complicados y exigentes. Debes aprender cómo coordinar a los miembros del grupo para que realicen varias tareas de manera simultánea. Son en esos momentos en los que activas los movimientos programados y ves cómo tu plan funciona cuando te da una pequeña patada de adrenalina que te impulsa hasta el siguiente desafío.Shadows Tactics Antihype

Ahora bien, si os preocupa la rejugabilidad cada nivel cuenta con unos logros que solo pueden verse tras terminar cada uno de ellos. Son una locura. Niveles que he tardado 2 horas en pasarme te dicen que lo hagas en 30 minutos, o que no mates a nadie, o no usar la habilidad de tal o cual personaje. Es decir, no te asuste que una vez terminada la historia principal se queme el juego porque si quieres demostrarte que eres un ninja de verdad hay mucho por explorar.

No quería hacer un análisis profundo de Shadow Tactics porque creo que apela a algo mucho más primario que una reflexión sesuda sobre el fondo y la forma de su narrativa, o sobre cómo han sido capaces de sacar adelante algo tan perfecto en su diseño. No, Mimimi se ha marcado un juguete bien hecho que, en todo caso, llama a otro tipo goce estético: resolver todos y cada uno de los desafíos estratégicos que nos lanzan. Da igual lo que uno pueda extraer más allá de lo aparente porque, en este caso, lo aparente es excepcional. Se disfruta desde el primer momento hasta el último. Por mi parte no he querido jugar a otra cosa desde que lo adquirí. Shadow Tactics pertenece a esa categoría de maravillas que hacen estudios medianos que aspiran a emular a los triple AAA desde una posición de libertad superior. Así como los finlandeses de Housemarque hacen los arcades más inspirados del momento (con sus sombras Nex Machina es un juegazo que también pasó de tapado…) Mimimi resuelve todos y cada uno de los problemas a los que se enfrenta con brillantez para ofrecer la mejor experiencia del verano.

Shadows Tactics Antihype

El único pero es el exagerado precio de salida para Ps4. Un estreno en consola que ya ha pasado por PC y que en Steam se puede conseguir por 20€ no puede venderse a 40€ o más. En ese sentido es mejor esperar a las rebajas. Dado el caso no lo dejéis escapar porque si os interesan los juegos de infiltración en tiempo real este es de los mejores.

(Postscript: En efecto, aunque se trata de dos géneros diferentes y en ambos los dos son piecitas de orfebrería, Hellblade: Senua’s Destiny es uno de los mejores juegos del año)

 

Acerca de Alberto Murcia

Doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III y tecnófilo. Dedico parte de mi tiempo a escribir sobre videojuegos en esta casa tan acogedora. También colaboro en El Estado Mental, Irispress, Zehngames, Deus Ex Machina y Anaitgames

Check Also

call of duty wwii antihype

Eso que usted dice que pasó… Call of Duty WWII – Análisis

Una de mis novelas favoritas es Matadero 5 de Kurt Vonnegut. En este libro, parte ...

Un comentario

  1. El comentario final sobre el precio me parece muy poco afortunado. 40€ por un juego excelente y que luce muy bien no creo que sea ninguna barbaridad. Menos aún teniendo en cuenta que no dura un puñado de horas.

    Además, comparar precios de consolas y pc no tiene sentido pero bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*