Expatriados Reseñitas short-games vol. 3: Cartas y Stairway to Tax Heaven

reseñitas_03_antihype_04

Volvemos con una nueva edición de reseñitas, la sección de los juegos muy baratos o gratuitos. Solemos agruparlos por temáticas para darle empaque y coherencia al relato del texto. Hoy vamos con un par de juegos que tocan de lleno la actualidad y que tienen en común el movimiento desde una nación a otra. Mientras que Cartas narra el drama de la emigración, Stairway to Tax Heaven lo hace sobre la evasión de capitales. Ambos juegos, uno por temática, el otro por ser un tema de actualidad relevante a nivel mundial, tocan aspectos que de un modo u otro nos interesan. Demuestran, una vez más, que el medio del videojuego da para el experimento. Mientras que Cartas se excede en lo poético, Stairway to Tax heaven es ejercicio pedagógico que pretende que entendamos un aspecto de la realidad que es más difícil de comprender que los puzles de The Witness.

reseñitas_03_antihype_02

Cartas

Plataforma: PC Desarrolador: Julián Palacios

Cartas es un gratuito breve centrado en el tema de la emigración. Evito la palabra juego, porque en contra de mi criterio sobre lo que es y lo que no es un videojuego, en este caso tiene más de arte multimedia que de juego propiamente dicho.

Cartas se compone de pequeños fragmentos interactivos que de alguna manera ilustran lo que exponen unas voces en off que leen las cartas de emigrantes. La primera carta que se lee es la de Jose Wanza, un inmigrante Austriaco que tuvo que partir en busca de trabajo a la Argentina a finales del s.xix; allí le llamaban “gringo de mierda” (¿?) y acabó siendo poco más que un esclavo. La otra carta es un pastiche de varias misivas de emigrantes desde Argentina. Mientras que para Wanza aquello es el infierno en la Tierra, la otra carta da una visión un tanto idílica de su estancia, como si se tratase de una utopía sin clases sociales. Al yuxtaponer el mensaje de Wanza con el de la segunda carta nos puede llevar a pensar en que esa Tierra prometida en la que viven no es otra cosa que las cartas censuradas por los patronos.

Decía que las partes interactivas ilustran lo que parece ser el relato de Wanza, pero tirando de recursos onírico que sitúan a Cartas en un lugar de experimentación bastante interesante, aunque pedantón. Está mucho más hueco de lo que da a entender, lo onírico utiliza recursos poco ingeniosos comparado con lo que propone el desgarrador relato de Wanza. Ahora bien, el desarrollador Julian Palacios ha sabido trasmitir de forma muy adecuada ciertos sentimientos de desasosiego, hostilidad, e inconmensurabilidad que Wanza sintió en Argentina. Por lo menos, los sentimientos que sugiere su carta a la familia. En este sentido, la parte de la ciudad en la que al acercarnos a una puerta oímos a un perro rabioso resulta certera. Cartas no necesita nada más en su labor de asociación entre sentimiento y carta. Trasmite la desesperanza de aquel que se ve obligado  a emigrar por obligación y es recibido a palos.

La ventaja de un medio como este, que permite el encuentro y la interacción entre el usuario y el objeto, conecta las ideas expuestas de una forma mucho más contundente que un documental. Las formas poéticas, no en tanto que lirismo (que se confunde con poesía), si no de retorcer el lenguaje para expresar algo que es inefable, están jugadas por Palacios con buena mano. Para mi gusto excesivo, aunque no le quitaría jamás mérito a este tipo de esfuerzos. Y más cuando arriesgas en lugar de ir a lo seguro.

Así que si quiere entender un poco la dinámica de la emigración (si nunca le ha tocado emigrar de manera forzosa) esta podría ser una buena ocasión para probar una pequeña muestra. Desde luego que no es el horror que los refugiados sirios están sufriendo por culpa de nuestra Europa, pero el drama de viaje, explotación, y supervivencia tiene algo de universal. Bueno, es que el sufrimiento es universal.

 

reseñitas_03_antihype_02

Stairway to Tax Heaven

Plataforma: Juego de navegador Desarrolladora: The international consortium of invetigate journalists

El escándalo de estas últimas semanas son los Papeles de Panamá (no sé a cuento de qué traducir “paper” por “papel”, cuando sería más adecuado decir los informes de Panamá o los documentos de Panamá, pero en fin, ¿qué sabre yo?). Si vive en una burbuja se lo explico en un segundo: Resulta que todos los ricos del mundo evaden impuestos. Lo hacen porque existe un entramado mundial que lo permite en el que andan metidos bufetes de abogados, asesorías jurídicas, paraísos fiscales y corporaciones de la banca. En estos papeles de Panamá encontramos artistas, deportistas de élite, empresarios y políticos. Desde Messi, hasta Putin pasando por Bertín Osborne. Aquí no hay presunción, parece ser que es un hecho probado (cuestión bien distinta es que haya sido delictivo).

Más que las personalidades involucradas, lo importancia de los papeles de Panamá tiene que ver con el entramado que permite la evasión, porque se sostiene en la premisa de que las élites se protegen entre ellas. Incluso hay países que se dedican solo a este tráfico de capitales, como Suiza, las Islas Vírgenes, Bahamas. Diría que Andorra, pero Andorra la Vella tiene bastante turismo (guiño, guiño). Las estratagemas para evadir pasta al fisco son complicadas y requieren unas piruetas con el dinero que solo está al alcance de la gente que tiene mucho. En otras palabras, esta gente prefiere pagar a unos señores para no tener que tributar en su país que darle el dinero a la Hacienda Pública. Habrá gente que le parecerá bien: a eso se le llama ser liberal. Curiosamente, los países liberales, que están en contra de pagar impuestos porque eso es de comunistas, son los que tienen las leyes más duras contra la evasión. En fin, las contradicciones del mundo moderno.

Stairway to Tax Heaven es un juego de navegador producido para el Consorcio de periodistas de investigación, los que han destapado el escándalo. Ya saben, medios de información de muchos países que se unieron para trenzar los hilos de la filtración de más de 1TB de documentos del despacho panameño de Mossack Fonseca. Lo que da vértigo es que Mossack Fonseca es solo una de entre las muchísimas compañías que se dedican a ejercer de mediadores para montar entramados de evasión fiscal. Si han salido tantas personalidades de primer orden solo de un despacho de abogados, ¿qué pasará si accediésemos a todo el entramado mundial? Sea como fuere, la intención de Stairway to Tax Heaven es hacer pedagogía del fraude.

El juego nos permite elegir entre un futbolista de éxito, una política y un empresario. Los tres están forrados por motivos diferentes. Nuestro objetivo será no pagar ni un duro al fisco y que nadie sepa que tenemos tanto capital. Mediante un sencillo sistema de elección iremos conociendo cómo es esto de montar una offshore, poner a un testaferro al cargo de tu empresa para que no sepan que es tuya, mover el dinero entre países para que llegue hasta Suiza sin dejar rastro y tener la caradura de servir al bien común y conseguir que “Hacienda somos todos” sea solo el lema de un anuncio. Así Stairway To Tax Heaven no solo es un juego sobre un aspecto de la realidad, sino que ayuda a entender cómo funciona un entramado tan enrevesado como el que Fonseca montaba todos los días del año. El fino arte de acabar con el estado del bienestar mientras se le echa la culpa a los contribuyentes de vivir por encima de sus posibilidades.

Si quieren saber cómo va esto de no pagar y sentirse como el rey o la reina del mambo, jueguen a Stairway to Tax Heaven. Les llevará cinco minutos y se cabrearán por lo que resta de día, si es que les queda aún un mínimo de dignidad, moral o sentido de lo público.

reseñitas_03_antihype_01

Acerca de Alberto Murcia

Doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III y tecnófilo. Dedico parte de mi tiempo a escribir sobre videojuegos en esta casa tan acogedora. También colaboro en El Estado Mental, Irispress, Zehngames, Deus Ex Machina y Anaitgames

Check Also

ESAT de Valencia, tienes la esencia Avance: Fuel Renegades y Beer ‘em up

Aunque ha sido el trabajo de los dineros (y los esports) el que me ha ...

Un comentario

  1. Stairway to Tax Heaven me pone de peor hostia que muriendo en un Souls…

Deja un comentario