Que percha tiene el jodío Hitman episiodio 1 – Análisis

Hitman-analisis-antihype-cabecera-ps4

Lionel Messi, es un asesino profesional. Como lo es el agente 47 de Hitman, o como lo es Léon, el profesional de la película de Luc Besson. Es un tipo que no se pone nervioso cuando a todos los demás se nos resbalaría el arma por el sudor y se nos caería la suelo. Donde mi actuación sería un total desastre, él ejecuta penas máximas con total tranquilidad. Ejecuta de mil maneras diferentes con frialdad y eficacia. No es la palabra el mejor de sus dones, no necesita hablar, para hacer lo que tiene que hacer.

A veces se disfraza de nueve, otras de extremo, otras es el diez que da el pase de la muerte para el portero. Da igual, el resultado es el mismo. A Messi todos le intentan cazar, nadie lo consigue y el portero, su único objetivo, acaba muerto recogiendo el balón de sus redes. Messi es un fino estilista. Es preciso, rápido y talentoso; siempre escoge la mejor manera de ejecutar en función de la situación del juego. Tiene tantos recursos y tantas formas de abordar el partido que hasta la fecha, no ha habido equipo capaz de pararle. Da la sensación de que solo él tiene la potestad de decidir el resultado de un partido. Si él quiere, vas a perder: no le des más vueltas.

Ser un fino estilista es lo que Hitman te pide que seas. Sin correr, sin prisas. Elegantemente disfrazado avanzas por el escenario, observando tu alrededor cual va a ser la mejor manera de ejecutar tu contrato.

No importa que se trate de un ingeniero, un espía o una super modelo. Frío, calculador, sin gesticular ni hablar, Hitman encontrará el método perfecto para acabar con tú existencia. Para cuando el objetivo se dé cuenta de lo que ha pasado, él ya estará muerto y Messi, perdón el agente 47, se habrá ido sin ser visto.

En esto se basa Hitman, en ser un artista del asesinato, en tener paciencia, explorar tu entorno y ser capaz de encontrar la mejor de las situaciones. En cierto modo, Hitman, te pide trabajar. Exige de tu paciencia y de tú atención a los detalles. No es que debas de ser sigiloso, es que ni siquiera deben saber que has estado allí.

Y es una de las mejores sensaciones de todo el juego. Tienes mil posibilidades de ejecutar. Puedes infiltrarte, disfrazarte, envenenar, disparar, provocar accidentes…. y lo mejor de todo, es que todas funcionan igual de bien. Hitman deja en manos de la creatividad del jugador cómo quiere llevar a cabo tú contrato. Aunque si bien es cierto que hay cláusulas, como la de mata a alguien disfrazado de torero con  SIDA mientras se toma un café en un bar de modernos. No hay ninguna recompensa extraordinaria por ellas, pero da como gustico hacerlo.

Y este puede que sea uno de los mayores problemas de Hitman. Más allá de la propia voluntad del jugador por querer hacer las cosas bien, no existe recompensa extra. Tu única recompensa es cumplir el objetivo. Acción que concuerda muy bien con el personaje que llevas, pero quizá no con nosotros como jugadores. Acostumbrados a la golosina y a ver barras subiendo por realizar cualquier acción anodina, esta falta de recompensa puede llegar a ser desalentador y que a la cuarta vez que has intentado algo y no lo has conseguido, optes por el camino rápido. Le pego un tiro a este tipo y escapo cambiándome de disfraz y aquí paz y después gloria. No seré Messi, si no pragmático como Mourinho: gano uno cero y me voy a casa.

Hitman-analisis-antihype-ps4-2

Pero si eres lo suficientemente paciente y perfeccionista como para hacer las cosas bien, el juego cambia y es muchísimo más satisfactorio. Planear el tipo de asesinato, su ruta de escape y hacerlo sin correr, con una vista de detective que no beneficia ni es tan determinante como en otros juegos y sin que te vean es perfectamente viable. Joder, que los planes salgan bien es una sensación única.

Y eso me hizo reflexionar en cuántos juegos que usan la ocultación y el sigilo. Esta mecánica de planear y escribir en un papel las rutinas de los “malos” para que el plan salga tal y como lo estás planeando. No son tantos. Por alguna u otra razón, las cosas no salen nunca como tú esperabas. Muchas de esas veces es debido a que el jugador falla, lo más habitual es que el juego es que falle por diseño. Y eso frustra tanto que acabas optando por el duelo de bailes del Assasin´s Creed porque, total, no importa que te pillen, sabes que resolver la situación mediante a la violencia y a otra cosa. Vuelves a ser Mourinho, una vez más.

Hitman sin embargo, tiene un diseño de escenario cuidado. Pese a su aspecto gráfico, que parece de la anterior generación, con una inteligencia artificial que no sorprende y una capacidad de visión de los enemigos más bien reducida, el escenario se siente real. En este primer episodio hay 3 escenarios. Una fiesta en un yate, una base militar cubano/rusa y un desfile de modelos en un palacio parisino. El primero funciona como tutorial y el segundo es donde te vas a pasar la mayoría del tiempo. Escuchar, observar y repetir son los ingredientes básicos para poder ejecutar tu misión. Es vital, no sé si lo he remarcado los suficiente, ser paciente. Querer correr para pasar rápido e ir a lo siguiente es totalmente contraproducente y va en contra del espíritu del juego. Ya lo era en anteriores entregas de Hitman y en esta no podía serlo menos.

Todos los escenarios están lo suficientemente bien diseñados como para plantearte realizar tu misión de la manera que te venga en gana. Por ejemplo, yo encontré la receta del coctel especial que se toma uno de mis objetivos. Vestido de camarero, se la preparé con  su buena dosis de veneno. Mientras él caía muerto en medio de la pista de baile, me fui tranquilamente vestido con mi esmoquin a ligar con una modelo que pasaba por allí. Bien por mí, me dije, Messi estaría orgulloso. Historias como esta, puede haber decenas en el juego, esta sin duda, es su mayor virtud.

De ahí que no vea con malos ojos que el juego se entregue de manera episódica. Más allá de los comentarios “Square Enix” de “mejorar el juego conforme al feedback de la comunidad”, racionar las misiones puede que le siente bien. Porque cuando acabé la misión principal, no tenia energías para seguir jugando para tomármelo como se supone que hay que tomárselo. Y claro, sentir la obligación de jugar para poder escribir, era algo que me tenía muy apesadumbrado. Y que probablemente haría que dejara de querer jugar bien, para jugar rápido.

Sin embargo, saber que no podré volver a jugar hasta dentro de un tiempo me crea cierta ansiedad. Me apetece volver a retomar el juego lo antes posible. No lo veía así antes de jugar, ni si quiera lo veía así al acabar la misión en mismo día. Incluso me quejé amargamente de la falta de contenido. Pero con el paso de los días mi percepción cambió. Ahora incluso, agradezco esta decisión de dosificar la salida de las misiones.

Con una historia que me importa lo justo (va de algo de trafico de información de espías o no sé qué), o que las misiones y los escenarios se asemejen a las pantallas de arcade de toda la vida, no afecta en nada al desarrollo del juego y puedes reengancharte a hacer una misión de vez en cuando y seguir disfrutándola sin que el tedio se apodere de tu manera de jugar.

Al contrario que me pasa con Messi, ver demasiado seguido al agente 47 en un Hitman, me puede llegar a resultar contraproducente, y sin embargo me motiva saber que tengo que trabajar mucho para ser tan fino como Leo y ejecutar a mis objetivos tan fríamente y elegante como él lo hace. Te espero con ganas, agente 47.

Hitman-analisis-antihype-ps4-1

Acerca de chesaronne

Presentador del programa. Ideólogo y ex miembro de la Cofradía del Cachopo.

Check Also

La Tierra Media: Sombras de Guerra – Análisis

J.R. R. Tolkien, desde su adolescencia, soñó con crear una mitología para Inglaterra. Ya entonces ...

Un comentario

  1. De acuerdo contigo sobre la idea de poder jugar de vez en cuando y disfrutarlo como si fuera nuevo cada vez… tal vez funcione bien la idea, pero después de leer cosas sobre square ultimamente, me empieza a dar miedo la tendencia que estan tomando con sus juegos…. Alguien recuerda la desastrosa campaña de reserva del próximo Deus Ex? O que el proximo FF VII tambien se va a vender a trozos!? Vale lo de las reservas para pillar más dinero antes del lanzamiento y asegurarse un mínimo… pero vendernos los juegos a trozos para sacar MAS tajada aun empieza a ser mosqueante! Cancelaciones a posteriori si la cosa no funciona, venderte un season pass sin tener el juego terminado no ya las expansiones, el juego!!!… uff… Apocaliptico me he despertado hoy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*