El tiempo no pasa despacio The Legend of Zelda Majora’s Mask 3D – Análisis

The-Legend-of-Zelda-Majoras-Mask-3D-3ds

El tiempo, el paso y uso del mismo, es algo que lleva intrigando al ser humano desde los tiempos de la Caverna de Platón. Y cuando jugamos a un Zelda, lo sabemos bien. Nos intriga y nos hostiga el saber si tomaremos la decisión adecuada, si el tiempo que vamos a gastar haciendo una cosa o la contraria en algo merecerá la pena. Del arrepentimiento de no haberle “pedido de salir” (glorioso concepto en el olvido) a esa chica en el instituto. O de quedar en ridículo por decir cosas inapropiadas justo cuando el volumen de la música se fue a menos 60 decibelios incomprensiblemente.

zelda-majoras-mask-3d-skull-kid-tael-fairy-artwork-3ds-officialEs más, yo mismo me he dado el tiempo suficiente para separar mi texto sobre el The Legend of Zelda: Majora’s Mask de este de AnaitGames, que ya os hablamos en el programa de radio y que sin duda, os lo recomiendo, por delante incluso de cualquier cosa que yo vaya a escribir a continuación.

Hay infinitas series, películas, libros, videojuegos que exploran la cuestión de los viajes temporales y sus consecuencias. No voy a perder el tiempo en enumerar si quiera alguno de las muchos nombres que seguro os están viviendo a la cabeza ahora mismo. Pero nadie como Nintendo ha explorado las posibilidades de tener distintas líneas temporales de una manera más acertada, en mi opinión.

Además ha utilizado una de sus sagas más importantes para jugar con este concepto. Primero con el The legend of Zelda Ocarina Of Time y justo después, con el juego que nos ocupa hoy, The Legend of Zelda Majora’s Mask. Juegos que son una rara avis dentro del universo Zelda por ser los únicos que realmente tienen una conexión entre sí, que son una prolongación, más que una continuidad en sí misma. En ambos se explora la relación del héroe y el tiempo. De las decisiones y consecuencias de nuestros actos a través de esa percepción que nosotros llamamos tiempo y que Einstein en su momento se encargó de relativizar. En el Ocarina of Time, el juego nos cuenta de cómo es el tiempo el quién determina lo que puedes o no puedes hacer. Si estás o no estás preparado para realizar las tareas que se te encomiendan. Eres demasiado joven para tomar ciertas decisiones. O acceder a ciertas mazmorras. El juego te dice que no es el momento para asumir las consecuencias de las tareas que están por llegar.

Por el contrario, cuando ya eres mayor y tú y el Hyrule en el que un día fuiste un infante han cambiado. Ya no es ese sitio placentero, donde todo era armonía y color. La vida adulta es fría, dura, llena de miedos y terrores que cuando eres pequeño no existen o no los percibes. Cuando como adulto puedes hacer todas aquellas cosas que cuando eras pequeño no podías, no te dejaban. Pero que viendo que quizá, no compensa vivir en ese mundo moribundo que, por poner un ejemplo, es entrar en las discotecas de mayores a cambio de pagar una hipoteca.

Todo esto el juego te lo plantea en una suerte de términos absolutos. En la longitud de una vida. No te plantea el… ¿qué hubiera pasado si…? aún no, no es el momento. Eso lo deja para el segundo capítulo de esta historia, lo deja para el Majora’s Mask.

zelda-majoras-mask-3d-deku-link-artwork-3ds-officialEl Majora’s Mask es el Zelda más raro de todos los zeldas hasta la fecha, hablando siempre de los hermanos mayores, excluyendo aquí todos los que han salido para las portátiles de Nintendo. Primero porque no se desarrolla en Hyrule, sino en una tierra alternativa llamada Termina. Segundo porque no tienes que ir a rescatar a la princesa Zelda, esta vez tu enemigo no es Ganon si no un duendecillo, travieso, joven e inconsciente que, cual consejero del Partido Popular está a puntito de darle al botón de destrucción del mundo sin saberlo. Tercero, porque la dinámica de viaje hasta mazmorra, para conseguir objeto, para matar monstro de fase, para poder seguir avanzando en la historia, cambia. Porque el mundo es una mazmorra en sí misma. Llegar hasta la entrada de las mazmorras clásicas te cuesta mucho más de lo habitual y además porque estas mazmorras son mucho más sencillas de lo que venían siendo en el Ocarina Of Time. Pero especialmente cambia porque tu tiempo ya no es infinito y ese es tu mayor enemigo. Y en esto reside la cuestión del The legend Of Zelda: Majora’s Mask.
He comentado antes que nuestra misión en este Majora ‘s Mask es la de evitar que el mundo se acabe, tienes 3 días para conseguirlo. Y tu objetivo para poder conseguirlo es acabar con el duende que posee la máscara de Majora, que concede grandes poderes, pero también está maldita.

Y con esa base de 3 días, viendo como el tiempo corre en tu contra la experiencia Zelda cambia por completo. Tú mayor enemigo, ya no es ni Ganon, ni el duende ni esos animales súper vitaminados que a veces te hacen imposible el paso. Es el tiempo y tu habilidad para llegar a los sitios antes de que el mundo se acabe. Que la ciudad o el propio mapa sea una mazmorra, complica mucho el poder llegar a los espacios a tiempo. Con el riesgo constante de que el mundo se acabe si fallas. De ahí que una y otra vez, te veas en la obligación de volver atrás, de volver a ese primer día, dónde nadie te conoce, dónde todo el mundo te habla como si fuera la primera vez que te ve en tu vida, pero tú a ellos, les conoces, sabes quién son y que les va a pasar.

the-legend-of-zelda-majoras-mask-majoras
Majora’s Mask se convierte en lo que comúnmente conocemos como Día de la Marmota. Teniendo que repetir innumerables veces conversaciones, acciones, saltos y espadazos para poder ayudar a un pueblo que más que a una fiesta de disfraces se dirige hacia su propia extinción.
El juego nos habla, debemos concentrarnos y escucharlo para poder responder a lo que necesita. No obstante, ofrecerle lo que necesita no es tarea fácil. El contexto se transforma continuamente y nunca repite el disfraz. Es fundamental mirar, ver y comprender lo que sucede a nuestro alrededor y actuar de una forma determinada en un espacio y tiempo restringidos. Debemos ser capaces de adaptarnos a la complejidad, a las nuevas situaciones que se plantean. Si nos adaptamos adecuadamente y le ofrecemos al contexto lo que necesita, seremos recompensados.

zelda-majoras-mask-3d-link-goron-mask-artwork-3ds-officialEl tono es totalmente distinto al de su predecesor. No hay tiempo para explorar y descubrir. Eres joven, pero no tienes el tiempo para poder disfrutar de la vida. Tienes que resolver el problema, pero no sabes ni como, ni hacia donde tienes que ir. Si os retrotraéis a vuestra propia adolescencia, seguro que os ha pasado mil veces. Veías un problema, pero no sabías que tenías que hacer como resolverlo. Es probamente el paradigma de la edad de estar buscándose a uno mismo (dicho lo cual con 34 años, aún me pasa), de buscar las respuestas que no te dan en tu casa, ni tus amigos. Es el juego de preguntarte que hubiera pasado si… Es le juego de la toma de decisiones, de aprender de tus errores, de repetir hasta que encuentres el camino que en forma y en tiempo te permita superar tus propios errores y llevarte a la única solución válida del juego, que es salvar al mundo y seguir viviendo.

No es un Zelda convencional, eso ya lo hemos dicho. Todo está perfectamente planeado para que lo veas y lo sientas de una manera. Todo está predeterminado y avanzas inexorable a cada uno de los pasos claves que debes de dar para avanzar, sin darte cuenta, como llevado por una corriente, sin remedio hacia el precipicio. Ver el tiempo, ver la luna con esa extraña mueca y su desproporcionado tamaño constantemente en el horizonte produce una sensación de angustia que es imposible de borrar. Es un juego que busca los miedos y las ansiedades del jugador, que desorientado, corre como pollo sin cabeza hacia el siguiente punto esperando que sea el correcto, esperando que alguien le diga lo que tiene que hacer para poder salir de ese bucle horrible que es la adolescencia. Apuntaba bien Chiconuclear en la anterior mención a su artículo en que Tingle, ese personaje de 35 años infantiloide que te ayuda con sus mapas, es el tú que ha superado sus miedos al qué dirán. Ahora eres tú el que debes iniciar ese proceso para poder salir de ahí.

The-Legend-of-Zelda-Majoras-Mask-3D-Swords-Shield-GearY todo esto funciona porque el diseño del juego sigue siendo robusto y actual. Porque sigue suponiendo un desafío intelectual para el jugador. Y porque el lavado de cara gráfico, mejora de menús y darle una mayor agilidad al combate que en su primera edición, hacen que el juego se vea y se sienta actual. Como si en vez de hace 15 años, el juego hubiera salido hace 6 meses.
Majora’s Mask, nuca fue de mis Zeldas favoritos. Fue un juego que odié, que me frustró y que nunca llegué a acabar. Yo era algo más parecido a Link y supongo que ahora soy más parecido a Tingle. Y por eso, visto con otros ojos, ahora este zelda más oscuro, más complejo y menos zelda que sus hermanos. Quizá sea si no mi preferido, pero tiene en un escalón especial, solo para él.
Si eres poseedor de una Nintendo 3Ds o tienes intención de hacerte con una, esta dupla de reediciones de la Nintendo 64 son una de esas joyas que no deberías dejar pasar. Empieza por el Ocarina, acaba con el Majora’s Mask . Si amas los videojuegos, amarás a Zelda y por ende, acabarás amando a Nintendo.

zelda majora´s mask  luna

Acerca de chesaronne

Presentador del programa. Ideólogo y ex miembro de la Cofradía del Cachopo.

Check Also

Chinos chinados. Antihype 7×27: Total War: Three Kingdoms

¡Buenas, amigos y amigas de las ondas y los bits! Bienvenidos y bienvenidas a Antihype, ...

2 Comentarios

  1. En su día y por circunstancias no jugué al Ocarina y lógicamente tampoco al Majora’s. Ahora mismo tengo la imperiosa necesidad de hacerme con una 3DS y darle duro a ambos. Buen análisis compadre.

  2. Pese a que la cosica de los tres días me agobió mucho de primeras, he disfrutado muchísimo este capítulo de la saga. Majora’s Mask es especial, por muchos motivos, empezando por su dinámica de ensayo y error muchas veces y acabando con todas las historias de los personajes secundarios y en como todo converge en un epílogo magistral, con escenas que se te grabaran en la memoria y es lo que hará este juego atemporal. Genial el juego y genial vuestro análisis.

    PD: Estoy escuchando el pod 26 y me habéis ganado de por vida con el homenaje al jazz 🙂

Deja un comentario