Pilotaje espacial realista y profundo: Objetivo cumplido Análisis de Elite: Dangerous

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 portada

El pasado y el contexto de Elite

Hay juegos que además de buscar su pura esencia como producto de entretenimiento pretenden además trascender e intentan llegar al jugador de alguna forma que le toque los sentimientos, que le haga ver un trasfondo más allá de lo que muestra y cuenta, que le sorprenda haciéndole pensar algo inesperado, y que enlace lo que experimenta al jugar con facetas de su pasado o en general su vida. Afortunadamente vivimos una época en la que este tipo de juegos tienen voz y cada vez más los jugadores pedimos experiencias así: juegos que intentan dar ese algo más que nos hace acumular argumentos para ver arte en esta forma de expresión.

Thomas_was_Alone_1Pero aun hay muchos juegos que no son así o que aunque lo intentan no lo consiguen, y por supuesto también hay otros juegos que directamente se centran en ofrecer diversión apoyados en el soporte técnico, sin más. Soy de la opinión de que incluso esos juegos podrían intentar aportar algo en forma de historia ¿cómo le sentaría a Tetris (1984) un argumento que te incite a avanzar y conocer algún tipo de historia? Bueno, pues hasta Breakout (1976) tiene clones que intentaron contar una mínima historia o argumento trasnochado (Arkanoid, 1986), igual que Lemmings (1991) o Pushover (1992), por decir alguno. Y no, no me preguntéis por la historia de estos porque no me la sé, pero tenerla la tenían, y podríamos decir que sobra hasta el intento. Pero no para mí, pues me gusta que a la pregunta “¿de qué va”? haya una respuesta, y no solo a la de “¿cómo se juega?”. Thomas Was Alone (2012) podría haberse quedado en un juego de puzzles, figuras geométricas y física, pero no.

De entre los juegos que son pura ingeniería los simuladores son una categoría que ha acompañado a este negocio desde los mismos principios, pues cada avance técnico de hardware permitía aproximarnos al realismo que prentendían ofrecer. Ya sean juegos deportivos, de gestión o de pilotaje de cualquier tipo de vehículo el objetivo siempre es ofrecer una experiencia lo más próxima a la realidad, con cuantos más elementos mejor y sin concesiones en aras de una menor complejidad que facilite la jugabilidad.

Centrándonos en la categoría de las aeronaves espaciales y dejando aparte a las atmosféricas, con gran solera también, podemos decir que David Braben creó con Elite (1984) un referente para juegos posteriores de este estilo. Cuando el hardware comenzaba a tener potencia suficiente para manejar polígonos en tiempo real (en aquel entonces solo líneas) Elite no se limitó a una simulación newtoniana del manejo de la nave sino que añadió un componente jugable de comercio de recursos y exploración. En nada de eso fue el primero, pero al incluir esa economía le añadió un extra a la jugabilidad que se combinaba con el combate y la exploración.

Definitivamente ese componente de exploración fue el que más alargó la experiencia de los hasta entonces sorprendidos jugadores, pues se benefició de un sistema procedural de generación de la galaxia y de todo lo que allí habitaba. Esto quiere decir que el programa en realidad tenía configuradas las reglas jugables pero no un mapa como tal, sino extensas fórmulas matemáticas que establecían donde y como eran los diferentes planetas que podías explorar. Es decir, en un disquete estaba toda la información de todos los planetas de la galaxia.Star Wars - X-Wing Collectors Edition_1

En posteriores juegos y tras proyectos similares pero diferentes (Virus, 1987), Braben abundó en estas características con Frontier: Elite 2 (1993) y Frontier: First Encounters (1994), pero fue el primer Elite el que tuvo una enorme influencia no solo como simulador espacial sino también en qué se podía ofrecer al jugador para mantenerle entretenido con una jugabilidad básica pero infinita. Otros tomaron esa base pero facilitando la jugabilidad y desarrollaron su propio camino más arcade y menos simulador, e incorporando una aventura más guiada (serie Wind Commander, 1990; y serie Star Wars: X-Wing, 1993).

Tras ellos exponentes como la serie X (1999) han mantenido la llama del combate y el comercio espacial, aprovechando bien las nuevas posibilidades técnicas que ofrecían las plataformas cada vez más potentes, y especialmente las posibilidades sociales y de multijugador online en EVE Online (2003).eve-screen-2

Cuando en 2012 se supo de las intenciones de Frontier Developments, la desarrolladora propiedad de David Braben, de hacer un nuevo juego de la franquicia Elite muchos vimos la posibilidad de volver a aquellos sentimientos de inmensidad que nos abrumaron en su día, y aunque la campaña de Kickstarter no fue tan explosiva como teníamos la ilusión de que fuera, con suspense final incluido, finalmente se cumplió el objetivo financiero, que el aquel momento era el más ambicioso que se había emprendido para un videojuego en aquella plataforma de crowdfunding: prácticamente un millón y medio de Euros.

Se juntó además con que Chris Roberts había financiado exitósamente unos meses antes el sucesor de su franquicia Wing Comander, Star Citizen. Lejos de competir ambos proyectos se complementaron y la casualidad ha querido que tengamos de nuevo y al mismo tiempo dos grandes exponentes del género, ahora con fuerzas renovadas y actualizados a los tiempos que corren. Dejo para el lector la elucubración de si Disney (nueva propietaria de la franquicia Star Wars), a la vista del éxito de estos dos juegos en cuanto a expectación e ilusión despertada, dejará pasar la ocasión o tendrá en mente una actualización de la serie X-Wing.

Análisis

En Diciembre de 2014, con algunos meses de retraso sobre la fecha prevista, se publicó finalmente Elite: Dangerous (en PC de momento, la versión para OSX saldrá más adelante), aunque desde verano de ese año ya había acceso a las versiones alfa y beta del juego para algunos de los que habían ayudado en la campaña de Kickstarter, y los vídeos que empezaron a circular daban muestra de que la expectativa creada se cumpliría, al menos en cuanto a los combates espaciales. Porque de eso se trata Elite: Dangerous, de pilotar tu propia nave a lo largo de la Vía Láctea y disfrutar del realismo de su control, y de lo que puedas encontrarte en el viaje.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 asteroides

La propuesta de Elite: Dangerous, vistos los antecedentes, es el de un sandbox de libro, con unas reglas del universo en el que te mueves bien definidas, que ofrece al jugador plena libertad de hacer lo que quiera e ir a donde quiera, sin prácticamente límites. Pero eso sí, tendrás que pilotar tu mismo, no hay vías rápidas ni atajos ni transportes automatizados, tienes una nave (o varias) y serán tu método de desplazamiento. Y eso, que es parte fundamental del juego, condiciona absolutamente tu experiencia al jugar. Porque como hemos dicho es un juego realista, un simulador, y el pilotaje no tiene por qué ser sencillo, incluso con las ayudas que incorporan las naves activadas.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 oculus hotas maxresdefault

Como todo buen simulador el control es pieza clave, y afortunadamente permite utilizar tanto el ratón y el teclado como también un mando con joysticks, aunque la opción recomendada es un HOTAS (Hands On Throttle-And-Stick). Pero claro, si tienes ya en casa ese dispositivo es porque estás acostumbrado a este tipo de juegos, y sabes que vas a tener que controlar muchos aspectos de la física de tu aeronave, fuerzas, comunicaciones, sensores, armas, procedimientos de despegue y aterrizaje, maniobras ofensivas y defensivas, y un largo etcétera. Justo lo que se espera de un juego así para cumplir todas las expectativas. Y Elite: Dangerous las cumple de sobra.

Pero como dije antes el control utilizando un “simple” mando también es posible, y es de agradecer que esta posibilidad haya sido bien ajustada, porque aunque es necesario echar mano del teclado u otras ayudas en ocasiones, la experiencia es totalmente disfrutable. Eso sí, no te librarás de pasar largos momentos en la pantalla de configuración, colocando cada función en el botón que más se ajusta a tu estilo, a tu habilidad o a tu gusto, con mucho prueba y error. La cantidad de funciones a configurar es ingente, y por supuesto puedes dejar las diferentes opciones por defecto, pero tanto si tienes experiencia como si no definitivamente querrás ajustarlos tras los primeros vuelos.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 outpost

Aparte del tiempo invertido con la configuración del control también invertirás en la lectura del manual, totalmente imprescindible en su versión reducida al menos, pues será necesario conocer cada aspecto de la interfaz visual, su significado y su uso, como debe ser en un buen simulador. Quizá se echa de menos algo de personalización en ese aspecto, porque aparte de algunos cambios en la paleta de colores tocando algunos ficheros no hay más que se pueda hacer. Pero hay que tener en cuenta que eso entraría también en el valor de realismo, pues cada cabina es como es y eres tú el que ha de adaptarse, como en la vida real por otro lado.

En el manual se establece también el entorno en el que te sitúa el juego: Tras la expansión de la humanidad (aquí no hay razas alienígenas inteligentes, solo humanos) El Imperio se escindió violentamente de La Federación y constituyó un contrapeso militar y económico diferente, con sus propia moralidad autocrática. Esta confrontación entre esos dos pesos pesados mueve las relaciones comerciales en la galaxia, y con el tiempo un nuevo grupo de sistemas nació para desligarse y seguir independientemente su propio camino al margen del conflicto: La Alianza.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 vía láctea

Simple historia, acorde con la filosofía de sandbox, pues no es necesario más para lo que te propone, que es que hagas lo que quieras, aunque como dije al principio a mi no me sobraría mayor profundidad. Sin embargo es suficiente para añadir un entorno hostil para aquellos que quieran darle chispa aparte de la propia simulación de pilotaje.

Porque podrás elegir ser un explorador cartografiando y descubriendo sitios nuevos que nadie (literalmente) ha visitado, algo no tan difícil si te alejas lo suficiente pues la galaxia está sin colonizar en gran medida dada su descomunal extensión. O dedicarte a la minería de recursos buscando minerales de planeta en planeta, de asteroide en asteroide. También puedes ser comerciante comprando barato allí donde hay excedente de algún producto y vendiéndolo caro donde escasea. O contrabandista si lo que comercias son bienes que en algunos sitios de determinadas facciones son ilegales. ¿O pirata tal vez? Simplemente ataca a los que tienen algo valioso en sus naves y véndelo, convirtiéndote en un fugitivo.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 mining-2

Pero ¿y si atacas y robas a una nave que pertenece a una facción? Con el sistema de reputación puedes convertirte en un pirata para unos y un héroe para otros, en un Francis Drake del espacio del que hasta su más famoso descendiente Nathan Drake estaría orgulloso. Ah, pero claro, todo pirata tiene su cazarrecompensas detrás igualmente asociado a una facción rival, por lo que el conflicto se enriquece, con amigos y enemigos, con sistemas peligrosos y sistemas seguros, y no solo en tu aventura en solitario sino también junto a otros jugadores.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 entrando en coriolis

Sí, porque Elite: Dangerous además de todo eso es multijugador persistente, no con una cuota mensual sino que simplemente comprando el juego tienes acceso al universo, poblado por sus estaciones y habitantes artificiales junto también al resto de jugadores reales, compartiendo todos la misma instancia del universo, sin separación por servidores o regiones.

Esto es gracias a un inteligente (y no digo novedoso) uso de los métodos de transporte entre sistemas, quizá el único punto en el que se han tenido que tomar una licencia científica para poder viajar más rápido que la luz, pero ¿acaso no era necesario? No habría juego en caso contrario, evidentemente, y se agradece que incluso saliéndose de la norma de aplicar realismo a todo en este aspecto han intentado llegar un compromiso en el que hasta eso mismo parece realista.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 salto velocidad luz

Cada sistema planetario podría considerarse como una mazmorra, a la que tienes que acceder en un salto desde otro sistema, siendo esto no controlado por el jugador, simplemente se marca el destino y si está en el rango se aparece cerca de la estrella más masiva de allí adonde vaya. Pero luego una vez dentro se ha de pilotar la nave a velocidad superlumínica hasta alcanzar el planeta o el punto de destino (en el trayecto podrás explorar el entorno, y la gravedad de los objetos estelares a los que te acerques influirá en tu viaje, en cosas como la velocidad que puedas alcanzar o los daños que puedas recibir si te acercas demasiado donde no debes), y pudiendo encontrarte con otros jugadores o NPC en tu trayecto, pero sin posibilidad de entrar en combate en ese estado.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 Elite+System+Map

Una vez alcanzado ese destino entras en lo que sería una submazmorra dentro de la mazmorra, en la zona de influencia de una estación espacial habitualmente, donde de nuevo encuentras a más jugadores con los que ya sí puedes interactuar, perseguir, atacar, etcétera. De esta manera aun compartiendo todos el mismo servidor no hay ralentización cuando muchos jugadores coinciden en el mismo punto. ¿Podría haberlo si realmente demasiada gente se congrega allí? En mi experiencia no se ha dado el caso, y eso que habitualmente numerosos grupos de jugadores se organizan a través de foros para quedar en un punto y combatir entre ellos, por pura diversión.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 combate

Pilotar y combatir es divertido y es la base de lo que ofrece Elite: Dangerous, y el juego permite elegir al iniciar la partida si ese día quieres no ser molestado y que solo haya NPC contigo, o si prefieres jugar pudiendo encontrarte además con jugadores reales igual que tú. En ambos casos se requiere conexión a internet para disfrutar de la persistencia del universo, porque aunque en el modo en solitario no te encuentres con nadie excepto IA las acciones del resto de jugadores tienen consecuencias alrededor tuyo: los eventos, las lealtades, los precios, la economía cambia con lo que ellos hagan, aunque no los veas.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 comercio

En cualquier caso siempre es mejor cuando participas junto a jugadores humanos, claro, especialmente en el combate. Pero no quiere decir que los NPC sean sencillos, pues la IA de uno de ellos pilotando una nave en igualdad de condiciones que la tuya puede resultar un desafío. Siempre será mejor atacar con superioridad armamentística o numérica, como es natural, para no dejarte un buen número de créditos si terminas con tu nave destrozada en mil pedazos. La penalización de la muerte es adecuada, pues con un sistema de seguros puedes regresar a tu último destino y recuperar la nave que perdiste, haciendo creer a todos que has muerto e incluso borrando tus antecedentes “delictivos” si lo tuvieras. Total, a un muerto ya no se le pueden pedir cuentas. Eso sí, tu reputación con las diferentes facciones se mantiene y una vez vuelves a ser localizado el precio sobre tu cabeza, si lo tuvieras, vuelve a activarse.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 coriolis antiguaElite Dangerous - Antihype - 20150212 coriolis nueva

Pero si aun así quieres emociones más fuertes puedes desactivar las ayudas al pilotaje y controlar tu nave manejando todos los sistemas de propulsión con física realista, gracias a lo cual podrás realizar maniobras increíbles que solo aprenderás leyendo guías y viendo tutoriales fuera del propio juego. Para ello se requiere un gran sentido espacial y no tener predisposición al mareo, claro, pues en el espacio las cosas no se mueven como estamos acostumbrados cuando hay gravedad o resistencia atmosférica.

El juego es compatible con Oculus Rift, por lo que en conjunto con la excelente calidad visual y sonora la inmersión que se alcanza llega a cotas increíbles. Tiene muchos detalles y realmente no solo parece que estás allí, sino que estás controlando una nave con todos sus aspectos, estableciendo coordenadas, distribuyendo la potencia a los diferentes módulos según la necesidad, rastreando comunicaciones, buscando recursos, todo está dispuesto para que te sientas un piloto espacial como nunca antes lo habías sentido.

Está claro que el realismo es su gran baza, por la que apuesta, y quizá también es lo que le lleva a los escasos puntos mejorables, como por ejemplo la sobriedad en el diseño externo de las naves, que están basadas en los modelos con escasos polígonos que se veían al comienzo de la saga, cuando no había potencia para más que una docena de aristas. Son muy configurables, eso sí, y con gran cantidad de módulos, armas, sistemas y plataformas, cada uno con categorías y precios, y no en todas las estaciones podrás encontrar lo que buscas, lo cual hace que conseguir la mejora que quieres sea a veces una aventura por sí misma.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 cobra y coriolisElite Dangerous - Antihype - 20150212 Cobra nuevo

Otro punto mejorable es la propia diversión pues es un sandbox puro, no te guía prácticamente nada en lo que debes hacer. Elige tu profesión o una mezcla de las que quieras, elige tu facción o mantente neutral, simplemente pilota y explora o entra en combate, pero no encontrarás misiones principales o secundarias. Las misiones son sencillas, algunas te darán reputación en alguna facción, otras dinero, otras las dos cosas, y serán de transporte, de busca y captura, de conseguir algún recurso, humanitarias o de contrabando, pero no te ofrecen una evolución en un argumento elaborado o historia.

Bueno, en realidad sí ocurren cosas, sí hay una línea temporal en la que evolucionan ciertos acontecimientos, en forma de noticias que puedes obviar o no, o quizá echarles un vistazo y enterarte de posibilidades de aventura, como por ejemplo si hay una revuelta de esclavos en un planeta, o de si el emperador está enfermo, o si hay una guerra entre dos sistemas planetarios y finalmente uno ha cambiado de facción. Estas cosas hacen que el universo se sienta un poco vivo, no mucho, eso es cierto, pero bueno, algo es algo y ayuda a enriquecer la experiencia.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 centro coriolis

Y la verdad es que se agradecen estos eventos que pueden sacarte de la rutina, porque en su inmensidad del espacio procedural no le queda más remedio que reciclar muchas cosas: objetos estelares, misiones, texturas, estaciones, etc. Sí, si exploras en tus viajes encontrarás de vez en cuando estrellas sorprendentes, planetas raros, misiones de facción diferentes, pero en general la mayoría te parecerá que ya los has visto en algún otro sitio. Se te exige que le eches imaginación en cuanto a vivir tu propia aventura y disfrutes del pilotaje y la libertad que se te ofrece, porque si no puedes llegar a verlo todo repetitivo y aburrirte.

Elite.Dangerous - Antihype - 20150212 A-small-section-of-the-galaxy-Elite-Dangerous

Aun así la profundidad y la recompensa es grande y puede ser muy absorbente investigando rutas comerciales, estudiando la dinámica del mercado de recursos entre planetas y su rentabilidad, explorando, cazando en grupo o en solitario, o simplemente combatiendo por diversión. Pero se basa en el pilotaje realista y en el, digamos, comercio minorista, pues aparte de tener diferentes naves no te permite poseer un gran imperio comercial galáctico o estaciones espaciales, no tiene herramientas para crear este tipo de clanes y organizaciones jerárquicas. La aproximación social de Elite: Dangerous es diferente a EVE Online es este aspecto, y su realismo y capacidad online le hace diferenciarse de la serie de juegos espaciales X.

Pero tampoco podemos estar seguros de que esto se vaya a quedar así, pues en la campaña de Kickstarter se planificaron muchas cosas que en el futuro irán llegando al juego, a modo de DLC (tanto gratuitos como no), como por ejemplo el poder tomar el control de tu personaje a modo de FPS, la posibilidad de aterrizar en planetas (cuyas ciudades ahora ya se ven iluminadas en su cara oscura gracias al último update) y no solo en estaciones espaciales, o nuevos módulos que acoplar a tu nave añadiendo posibilidades impensables hoy.

Elite Dangerous - Antihype - 20150212 Cobra nuevo

Como muestra el reciente último update 1.1 permite participar en misiones conjuntas, imposibles de completar por un solo jugador, o acompañar en su viaje a la primera estación espacial móvil que comienza su aventura de exploración de espacio profundo por zonas no cartografiadas, permitiendo tener el soporte logístico que te proporciona para aventurarse a sistemas más alejados todavía de la civilización.

Conclusiones

En conclusión, Elite: Dangerous es espectacular en todos los aspectos en los que quiere serlo: el visual, el sonoro, en la profundidad, en el realismo, en la inmensidad, en el pilotaje, en la libertad. Pero no es un juego para cualquiera, solo lo disfrutarán al máximo aquellos que han estado esperando desde hace muchos años un juego así, aquellos que disfrutan leyendo un manual y buscan guías más extensas realizadas por los propios jugadores, y releyendo periódicamente esas guías encontrando cosas nuevas cada vez, configurando gran cantidad de funciones hasta dejarlas a su gusto, buscando tutoriales, dedicándole días, semanas y meses y no solo cuando está en él jugando sino también cuando lo tiene apagado pero mentalmente piensa en buscar nueva información, en diseñar rutas, o en elegir nuevo equipamiento para tu nave.

Si eres de los que no tiene miedo a esas cosas, sin exigir recompensas inmediatas ni que te enganche en los primeros cinco minutos de juego, y si sobre todo y por encima de todo quieres sentir como pilotas una nave espacial Elite: Dangerous no te va a decepcionar. Es el juego de un creador que gracias al crowdfunding ha podido ofrecerte su visión de la exploración espacial sin las restricciones impuestas de un editor que no entiende del largo plazo ni del placer pausado e inteligente. Elite Dangerous es un juego que mira al futuro, de largo recorrido y consumo lento, una inversión.

También podéis escuchar el análisis en el capítulo 3×17 de nuestro podcast.

Acerca de jetacritic

Alfonso, jugador desde antes de la época del Spectrum, pero ahora con demasiado poco tiempo para jugar. Si me vicio a un juego el resto del mundo puede dejar de existir durante muchos meses.

Check Also

Solo banner

Mejor que mal acompañado Solo – Análisis

[Nota: el texto es extenso y nebuloso como el tema que trata Solo. Si quieres ...

Deja un comentario