The power of the cloud Los hackers se cuelan en los servidores japoneses del Club Nintendo

club nintendo

La industria de los jueguicos siempre se ha movido por modas, y está claro que si antes lo que partía el bacalao eran los space marines con problemas de vigorexia y los dispositivos para hacer el retrasado delante de la tele, lo que ahora hace auténtico furor es dejar los firewalls de tus servicios online bien abiertos de patas para que cualquier hijo de vecino con un módulo de ofimática te pueda liar un buen quilombo.

La última en subirse al carro ha sido Nintendo, que acaba de anunciar mediante un comunicado en su web japonesa haber sido víctima de varios miles de accesos no autorizados a los servidores del Club Nintendo nipón, presuntamente dejando a la fresca los datos personales de millones de chinorris. Segun la compañía, estos accesos irregulares se habrían efectuado en el espacio de tiempo comprendido entre el día de ayer y el 9 del mes pasado, lo cual dice mucho de su capacidad de respuesta y es la mar de tranquilizante. Con todo, al menos en esta ocasión el sentido común ha alcanzado para no almacenar los datos relacionados con tarjetas bancarias en el mismo servidor, aunque como decimos los datos personales, números de teléfono y correos electrónicos pueden no haber corrido la misma suerte.

Este desafortunado incidente viene a sumarse al anuncio hace tan solo dos días de una incursión similar en los servidores del servicio Uplay de Ubisoft, que ya fuera atacado el pasado abril, resultando en la publicación de una copia preliminar de Blood Dragon. Esperamos por tanto que Microsoft sepa estar a la altura de las circunstancias y anuncie su propia filtración de datos personales en los próximos días.

Acerca de Enrique Alonso

Nintendero en el exilio y faro de la moral de occidente. Adicto al PSG y a las Lays Gourmet de corte fino. En bañador gano mucho.

Check Also

Bravo por la música Antihype 6×32: Octopath Traveler

¡Muy buenas, queridas amigas y amigos de Antihype! Paloma al habla, de nuevo, casi borracha ...

Deja un comentario